La demanda interna será un factor importante que dará vida a la economía durante el 2012, que será fortalecida con nuevas proyectos de infraestructura al amparo de la Ley de Asociaciones Público-Privadas, según reportó el Banco de México (Banxico) en su encuesta entre directivos empresariales del país.

El instituto central destacó que el ánimo de los empresarios se sustenta en que se está descartando una recesión en Estados Unidos. Pero les sigue preocupando la situación en Europa y un poco menos la inseguridad pública en el país. Así lo dio a conocer el director de Sistematización de Información Económica de Banxico, José Antonio Murillo, en conferencia de prensa.

En todas las regiones del país fue común que los directivos empresariales consideraron que la demanda externa a la expansión de sus negocios disminuirá respecto de la que corresponde a la demanda interna.

Explicó que los directivos empresariales consideraron que el ciclo de expansión de sus negocios enfrenta diversos riesgos, destacando especialmente una mayor preocupación por el desempeño de las economías europeas durante la primera mitad del 2012.

A pesar de la desaceleración que experimentaron las economías del norte y de las regiones centrales, en general éstas reflejaron optimismo acerca de los niveles de actividad que proyectan para sus empresas en este año. Por lo que en el 2012 continuarán ampliando su plantilla de trabajadores y efectuando inversiones en capital físico.

OBRAS PRIORITARIAS

Economistas regionales de Banxico entrevistaron a 500 directivos de alto nivel de empresas de diversos sectores. Los del sur del país consideraron que la infraestructura pública debe ser mayor.

Los del centro expresaron que la prioridad debe ser la infraestructura urbana como vialidades y obras hidráulicas, mientras que los del resto del país opinaron que es en transporte, particularmente carreteras, donde se debe impulsar la infraestructura.

La percepción que tienen las fuentes consultadas sobre el estado actual de la infraestructura en su entidad difiere dependiendo de la región.

En el norte y centro, tres de cada cinco representantes de empresas consideraron que el estado de la infraestructura es adecuado para el crecimiento de la actividad económica.

En el centro-norte una proporción menor de los directivos, uno de cada dos opinó de esa manera. En el sur sólo uno de cada tres calificó de adecuada la infraestructura.

leonor.flores@eleconomista.mx