Al poner en operación a nivel nacional la plataforma de Cobro Digital (CoDi), el gobernador del Banco de México (Banxico), Alejandro Díaz de León, comentó que hoy ya es una realidad operativa, por lo que el reto ahora es que se convierta en una red de pagos profunda y ampliamente utilizada.

“Hoy inicia la etapa de enrolamiento, de adopción. Hoy empieza el requerimiento para que los participantes del Sistema de Pagos Electrónicos Interbancarios (SPEI) ofrezcan el procesamiento de cobros CoDi”, dijo.

En conferencia de prensa conjunta con el presidente de la Asociación de Bancos de México (ABM), Luis Niño de Rivera, y David Romero Morfín, presidente de la Asociación Mexicana de Sociedades Financieras Populares (Amsofipo), el banquero central precisó que al día de hoy se han certificado para operar el CoDi 29 de los 33 bancos que están obligados a usarlo.

También se dieron estimaciones sobre la cobertura del CoDi, y tan sólo para el cierre de este año se espera que haya 1.4 millones de cuentas, y para el 2020 18.1 millones, según el banco central. Las metas de la ABM van más allá, y Luis Niño de Rivera dijo que podrían llegar a 37 millones de personas que utilicen su teléfono móvil para hacer pagos en el 2022.

Respecto a la posibilidad de que algunos pagos de servicios sean obligatorios con CoDi para impulsar un mayor uso de esta plataforma, Alejandro Díaz de León aseguró que eso es algo que se podrá revisar más adelante.

“Si hay un giro o sector en los que inclusive también el manejo de efectivo sea oneroso y complejo, y si va haber ahí un espacio para el impulso a los pagos digitales, por supuesto que estaría en revisión”, enfatizó.

Díaz de León agregó que los 29 bancos que están certificados para el uso del CoDi representan 99% de las cuentas y clientes del sistema, así como del volumen de pagos que se realizan.

En el caso de los otros cuatro que aún no obtienen dicha certificación (al parecer Famsa, CIBanco, Sabadell y Volkswagen, de acuerdo con la información del sitio del Banxico), dijo que se está revisando qué ocurrió para que no estuvieran listos. Lo que sí destacó es que no habría prórroga.

 

Enfocar esfuerzos

Ahora que el CoDi está en su fase operativa, lo que viene, de acuerdo con el propio gobernador del Banxico, es enfocar los esfuerzos en cuatro conceptos clave: informar al público de los beneficios, motivarlo a probar esta nueva opción, instalar los aplicativos en los dispositivos móviles y usar la plataforma de manera cotidiana.

“Éstos son los cuatro esfuerzos en los que estaremos enfocados. Es fundamental involucrarse en el enrolamiento”, sostuvo.

Destacó que los participantes han impulsado un esquema para que la población no bancarizada pueda tener acceso a cuentas de fácil apertura, por medios digitales. “El Banxico acompañará a los participantes en todo este esfuerzo de enrolamiento”, aseguró.

Mencionó que con ello el Banxico avanza en materia de pagos electrónicos, y en tener pagos imperceptibles y seguros para todos los mexicanos.

Expuso que poder ofrecer servicios de pago electrónico a todos los usuarios de teléfonos inteligentes en el país podría impactar de manera decisiva en la inclusión financiera, sobre todo en la población que hoy está desatendida.

Tres niveles de seguridad

En tanto, Miguel Ángel Díaz, director de Sistemas de Pagos del Banxico, comentó que el CoDi cuenta con un firme nivel de seguridad, integrado por tres componentes, que son los establecidos por el Banxico, los que las instituciones ofrecen a los clientes, y el tema individual, que tiene que ver con lo que hace el propio usuario al respecto.

En este punto, Luis Niño de Rivera comentó que la seguridad de este tipo de herramientas recae en gran medida en las manos de los usuarios, “porque las claves de acceso solamente ellos las deben saber”.

En cuanto al riesgo que pudiera representar una caída en el sistema del SPEI, que es por donde corre el CoDi, el gobernador del Banxico comentó que es un tema que ocupa a todos, y seguirá teniendo una alta importancia. “Estamos trabajando al respecto para tener la mayor operatividad posible”, dijo.

Meta ambiciosa para el 2022: ABM

En su oportunidad, Luis Niño de Rivera estimó que, una vez puesta en operación la plataforma del CoDi, la meta inicial de la banca es que 37 millones de personas la utilicen como medio de pago desde el celular hacia el 2022.

El dirigente de los banqueros del país precisó que hoy esas 37 millones de personas son los adultos que tienen una cuenta bancaria, ya sea de ahorro, inversión, nómina o cheques.

“La meta inicial de la banca es que 37 millones de cuentas operen el CoDi. Creemos que lo podemos lograr hacia el 2022. Es una meta ambiciosa, pero la velocidad a la que está creciendo la transaccionalidad electrónica es importante”, detalló.

Puntualizó que la velocidad a la que se va a adoptar el CoDi en los teléfonos inteligentes de quienes hoy tienen una cuenta bancaria va a ser muy rápida, “y eso sin tomar en cuenta a las personas que hoy ni siquiera tienen una cuenta bancaria”.

De igual forma, destacó que, de 70 millones de teléfonos inteligentes que hay en el país, 58 millones pertenecen a adultos, y de estos 58 millones 24 millones ya tienen una app bancaria (requisito para el CoDi), por lo que al mismo tiempo hay un potencial de bancarización y de inclusión de 34 millones de personas.

“Con el CoDi, la banca reafirma su compromiso con la inclusión financiera y la bancarización. Fortalece las metas de inclusión porque permitirá el acceso a una cantidad muy importante de personas que hoy no están conectadas”, enfatizó.

Al destacar que hoy es un día muy relevante para los usuarios de servicios financieros por el lanzamiento del CoDi, el presidente de la ABM expuso que esta plataforma tiene ventajas muy relevantes, pues hay una reducción de costo sustancial en las comisiones para pagos digitales, a cero.

“No hay manera de competir con una tarjeta de débito contra cero comisiones por cobros digitales. Es una ventaja enorme. Y por otro lado vamos a reducir el uso del efectivo en el país. Su uso es carísimo. Nos permite (además) un combate indirecto a la corrupción. Para todas las operaciones ilícitas, el esquema más utilizado es el efectivo”, detalló.

Luis Niño agregó que el CoDi es un camino alterno a las operaciones que hoy se tienen con las tarjetas de crédito y débito. “Es una carretera más, la prolongación de los rieles del SPEI”.

El banquero refirió que el CoDi representa un paso más para el desarrollo de la banca digital, y para construir esa transición del mundo analógico al mundo digital.

Agregó que la inclusión financiera y la bancarización por el CoDi es un tema muy relevante, pero no sólo por el crédito, sino por otros productos que se le pueden ir ofrececiendo a la larga a los usuarios.

Miguel Ángel Díaz precisó que las estimaciones que se tienen para el cierre del presente año son que el CoDi tenga 1.4 millones de usuarios registrados, y que para septiembre del 2020 la cifra pase a 18.1 millones.

Por su parte, Rodrigo Kuri, director de Transformación Digital de Citibanamex, mencionó que se espera una adopción acelerada del CoDi, sobre todo por los usuarios que ya realizan transacciones digitales.

El CoDi es una plataforma desarrollada por el Banxico para facilitar transacciones de pago y cobro mediante transferencias electrónicas a través de teléfonos móviles. Tiene por objetivo realizar transferencias rápidas, seguras y eficientes en cuestión de segundos, a cualquier hora, todos los días hasta por un monto de 8,000 pesos y sin pagar comisiones.

Y el SPEI reportó fallas

A unas horas del lanzamiento del Cobro Digital, (CoDi), se presentó un imprevisto. De acuerdo con reportes de usuarios e instituciones financieras realizados a través de Twitter, indicaron que el Sistema de Pagos Electrónicos Interbancarios (SPEI) presentó fallas dentro de su monitor de conexiones.

Fue alrededor de las 3 de la tarde cuando la intermitencia comenzó a generar tendencia en la red social; sin embargo, el desperfecto se restableció minutos después a excepción de Banorte.

En este sentido, Mario Di Costanzo mostró vía Twitter el estado de las conexiones del SPEI que muestra las intermitencias de las entidades afectadas.