La Junta de Gobierno del Banco de México recortó la tasa de interés por cuarta ocasión consecutiva en 0.25 puntos base, para dejar el rédito en 7.25 por ciento.

La decisión se tomó por mayoría y se cambió la fórmula de septiembre y noviembre. Ahora, sólo fue un miembro de la junta quien pidió un recorte mayor, de 50 puntos, que la habría dejado en 7 por ciento.

En las reuniones de septiembre y noviembre, fueron dos votos a favor de un recorte más profundo, de medio punto base.

En el comunicado que acompañó a la decisión, advierten que “si bien la información para el cuarto trimestre disponible es limitada, se estima que persista la debilidad que ha venido registrando por varios trimestres la actividad económica. Ello implica la ampliación en terreno negativo de las condiciones de holgura”.

Destacaron que, para el año entrante, sí podrían presentarse presiones de costos que pudieran derivar de los aumentos en el salario mínimo, que junto con condiciones de mayor holgura en la economía, podrían ubicar la inflación general y la subyacente en niveles más altos.

En el comunicado, explicaron que se mantienen los riesgos en las condiciones macroeconómicas del país que pueden afectar el Producto Interno Bruto (PIB) y el proceso de formación de precios. Entonces, consideran “particularmente relevante que, además de seguir una política monetaria prudente y firme, se impulse la adopción de medidas que propicien un ambiente de confianza y certidumbre a la inversión, una mayor productividad y que se consoliden sosteniblemente las finanzas públicas”.

Tras esta acción, el rédito que ofrece México queda en 7.25 puntos, un nivel donde se estuvo en diciembre del 2017, cuando había choques internacionales, por la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte y para anclar expectativas ante la eventual subida del salario mínimo que se anticipaba.

Cautelosamente dovish

A pesar de tratarse del tercer recorte consecutivo, y de estar en un ciclo de flexibilización, la tasa se mantiene en posición restrictiva, confirman, desde Nueva York, el economista jefe para México y Colombia, de BNP Paribas Joel Virgen, y el economista senior para México, en Pantheon Macroeconomics, Andrés Abadía.

El tono del comunicado es “cautelosamente dovish”, aludiendo a una flexibilización de la política, pero con cautela, precisó Abadía desde Londres.

“El aumento del salario mínimo ha incomodado a la mayoría de los miembros de la junta, y creemos que el banco continuará vigilante durante el primer trimestre del 2020 para ver su impacto en la inflación y en las expectativas”, refirió.

Desde Nueva York, el economista para América Latina en Goldman Sachs, Alberto Ramos, considera que no emitieron señales explícitas ni implícitas sobre más recortes. Dijo que el hecho de tener un voto discrepante que pedía un recorte mayor alimenta la expectativa de nuevos recortes para la tasa en el 2020. Prevé que se completarán para el primer semestre.

Aquí en México, el director de Estudios Económicos de Citibanamex, Sergio Luna, concuerda en que el año entrante continuará el relajamiento de la postura monetaria, pero será moderado.

“En particular, el objetivo de lograr una convergencia sostenida y ordenada con la meta de 3% nos parece confirmar que los recortes de 50 puntos base son muy poco probables”, estimó.

La tasa se mantiene como la cuarta más alta entre las economías emergentes, sólo detrás de la que pagan el mercado de Argentina, que es de 63%; la de Turquía, que es de 12%; la de Ucrania, que paga 16.50%, y la de Egipto, que es de 12.25 por ciento.

Ciclo de recortes terminará

Los analistas de Citibanamex y de BNP Paribas anticipan que el ciclo de relajación monetaria terminará en el 2020.

De hecho, Joel Virgen precisa que será en el tercer trimestre del año entrante cuando Banxico cerrará el ciclo de flexibilización.

Concuerdan con que la tasa quedará, al final del ciclo, en 6.50%, punto donde el rédito estará en una posición neutra.

La minuta correspondiente a esta reunión será divulgada el jueves 4 de enero. Como se recordará, desde agosto han sido los subgobernadores Jonathan Heath y Gerardo Esquivel quienes han solicitado un recorte de 50 puntos. En la última reunión de este año, uno solo de los miembros promovió un recorte de medio punto.

[email protected]