Con la finalidad de que las sociedades financieras populares (sofipos) crezcan de manera ordenada y sin que representen un riesgo para el sistema financiero, el Banco de México (Banxico) vigila de manera cercana a este tipo de entidades, indicó Viviana Garza Salazar, directora de Supervisión y Regulación del organismo.

Cabe destacar que este tipo de vehículos financieros, los cuales atienden a la población de bajos ingresos y en zonas alejadas de los servicios tradicionales, también son supervisados por otras autoridades, como la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), así como la Comisión para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros.

De acuerdo con la funcionaria del Banxico, desde el 2015, que fue cuando este órgano empezó a supervisar a las sofipos, a la fecha se han realizado visitas de inspección a tres entidades, con la finalidad de constatar que cumplan con las disposiciones emitidas por el banco central.

Garza Salazar detalló que estas visitas de inspección que realizó el banco central fueron a Libertad Servicios Financieros, que es la entidad con mayor número de activos de las 43 sofipos en operación; Fincomún, que es la que cuenta con más clientes en el sector y a Kubo, fintech regulada por la Ley de Ahorro y Crédito Popular, misma que rige a las financieras populares.

A las sofipos las empezamos a regular a partir del 2015 (...) y al momento sólo hemos visitado a tres sofipos: a Libertad que es la más grande por activos; a Fincomún que es la más representativa por número de clientes y a Kubo, que se sale de todo lo que usualmente hacen las sofipos y por eso acudimos a visitarla para entender más este sector , detalló Garza Salazar.

Dentro de los principales hallazgos de estas visitas de inspección se encuentran que este tipo de entidades carecen de una contraloría que vigile el cumplimiento a las disposiciones emitidas por el Banxico.

Asimismo, el banco central encontró deficiencias en el cálculo y la forma de dar a conocer el Costo Anual Total (CAT) y la Ganancia Anual Total (GAT).

Además, este organismo, a car-

go de Agustín Carstens, detectó que estas entidades reportan datos incompletos a las Sociedades de Información Crediticia y no ofrecen a sus clientes la posibilidad de pagos anticipados.

Retos del sector

Según Garza Salazar, entre los retos del sector de las sofipos destaca generar una mayor inclusión financiera, sobre todo en zonas que carecen de servicios financieros formales.

Como autoridades vemos retos en las sofipos: uno sigue siendo la inclusión, pues seguimos viendo que todavía hay forma en la que pueden seguir creciendo y atendiendo a muchas personas que siguen sin tener acceso a servicios financieros , expresó.

De acuerdo con el Banxico, en 886 municipios del país las sucursales de las sofipos, así como de las cooperativas de ahorro y préstamo (socaps) complementan la infraestructura de entidades de la banca múltiple.

Asimismo, en 256 municipios, las sucursales de sofipos y socaps constituyen el único punto de acceso físico al sistema financiero formal para muchos individuos.

Las sofipos están justo donde la banca no está: en municipios donde hay población de muy bajos ingresos, la presencia es de las sofipos, no de la banca múltiple .

Otro de los retos, según Garza Salazar, es el tema fintech; es decir, que las sofipos se adapten a estas innovaciones tecnológicas que han surgido en los últimos años enfocadas a ofrecer servicios financieros.

Al cierre del 2016, operaban 43 sofipos, mismas que representan activos por 32,283 millones de pesos y una cartera de crédito de 22,391 millones de pesos. Estas entidades atienden a 3 millones 558,971 clientes.