Conforme con las expectativas del mercado, el Banco de México (Banxico) acordó mantener sin cambios su tasa de interés de referencia en 7.50% en su junta de política monetaria de abril.

El Banxico reiteró este jueves que es necesaria una política monetaria que actúe firme y oportunamente ante riesgos que impliquen un alto grado de incertidumbre sobre la trayectoria de la inflación.

En febrero, la Junta de Gobierno del Banxico aprobó por decisión unánime elevar en 25 puntos base la Tasa de Interés Interbancaria a un día, con lo que llegó a un rango de 7.50 por ciento. Con el último ajuste su tasa objetivo se ubicó en su mayor nivel desde el 19 de marzo de 2009.

Desde que inició el ciclo de alzas de tasa, a partir del 17 de diciembre del 2015, el banco central mexicano ha elevado la tasa de referencia en 450 puntos base.

La Reserva Federal de los Estados Unidos subió el mes pasado en 25 puntos base su principal tasa de interés, mientras su junta de gobierno prevé tres aumentos más para este año.

El Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC) incrementó el objetivo de la Tasa de Fondos Federales en 25 puntos base, para dejarlo en un rango que va del 1.50% al 1.75 por ciento.

El órgano precisó que, hacia adelante, la Junta mantendrá una postura monetaria prudente y continuará dando un seguimiento especial al traspaso potencial de las variaciones del tipo de cambio a los precios, a la posición monetaria relativa entre México y Estados Unidos y a la evolución de las condiciones de holgura en la economía.

Ante la presencia de factores que, por su naturaleza, impliquen un riesgo para la inflación y sus expectativas, de ser necesario la política monetaria actuará de manera oportuna y firme para fortalecer el anclaje de las expectativas de inflación de mediano y largo plazo y lograr la convergencia de esta a su objetivo de 3 por ciento.

erp