Las instituciones bancarias en México apoyarán a sus clientes que se vean imposibiltados para hacer frente a sus compromisos crediticios a causa de la pandemia del Covid-19, a través de diversos programas que incluyen diferir el pago de créditos hasta por cuatro meses con la posibilidad de extenderlo dos meses más, anunció la Asociación de Bancos de México (ABM).

De acuerdo con la representación gremal, las instituciones determinarán si condonan el pago de intereses a sus clientes y congelan las deudas por un plazo de 120 días.

Asimismo, la banca a través de la ABM, solicitó a la Comisión Nacinoal Banciara y de Valores (CNBV) que no tome en cuenta el retraso en el pago de los clientes lo que afectaría el historial crediticio de sus usuarios. Pero también solicitó que los programas no sean considerados como una reestructura o renovación y no se contabilice como cartera vencida que pueda afectar sus reservas preventivas y su índice de morosidad. “No queremos que la calificación crediticia se vea afectada por estos programas”, explicó un directivo del sector.

De acuerdo con un documento remitido por la ABM a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), que preside Juan Pablo Graf Noriega, la asociación explica que los apoyos se darán mediante la implementación de diversos programas.

En términos generales, se precisa que créditos para construcción de vivienda, hipotecarios, revolventes y no revolventes dirigidos a personas físicas, tales como automotrices, personales, de nómina, tarjetas de crédito y microcréditos, así como los créditos comerciales dirigidos a personas morales y físicas con actividad empresarial en sus diferentes modalidades, se ofrecerán las siguientes opciones respecto a la totalidad del monto exigible incluyendo accesorios:

  • Una, el diferimiento parcial o total de pagos de capital o intereses hasta por cuatro meses con posibilidad de extenderlo a dos meses adicionales, para que los bancos puedan optar por hasta seis meses de la manera que les sea más conveniente en cada producto o cliente.
  • Los saldos, precisa el texto, se podrán congelar sin cargo de intereses o bien se podrán postergar o capitalizar.
  • Otra opción que se les dará a los clientes es que se aplique la facilidad para cualquier modificación a los contratos de crédito que implique un cambio en el perfil de riesgo del acreditado o de la operación y que no impliquen un diferimiento parcial o total de capital e intereses mayor a cuatro meses con posibilidad de dos meses adicionales.
  • El documento agrega que, tratándose de créditos agropecuarios, las instituciones de crédito se adhieren en el ámbito de su competencia al Programa Permanente de Apoyo a las Zonas Afectadas por Desastres Naturales de FIRA, el cual contempla la utilización de prórrogas, recalendarizaciones, reestructuraciones, consolidación de adeudos y asistencia técnica hasta por seis meses en municipios declarados zonas de desastre.

“Los apoyos ofrecidos variarán de acuerdo a las mecánicas de implementación de cada una de las instituciones de crédito y de las condiciones particulares de cada acreditado”, señala.

Créditos deben estar vigentes

El texto remitido a la CNBV añade que, si bien la declaración de pandemia por parte de la Organización Mundial de la Salud (OMS) se dio el 11 de marzo pasado como una facilidad operativa y para fines de recibir los beneficios señalados, es requisito indispensable que los créditos estuvieran clasificados contablemente como vigentes al 28 de febrero.

“Cabe señalar que en virtud de las diferentes fechas de corte de las instituciones de crédito se considera que los beneficios deberán quedar instrumentados a más tardar 120 días después de la fecha antes mencionada”.

Banorte y HSBC los primeros en sumarse

En esta línea, Banorte anunció que todos los clientes que estén al corriente y lo soliciten podrán diferir los pagos de los créditos que tengan con el banco hasta cuatro meses.

Esta medida aplicará para tarjetas de crédito, crédito automotriz, de nómina, hipotecario, a pequeñas y medianas empresas y personal, y beneficiará a aquellos clientes que así lo soliciten, al haberse visto afectados directa o indirectamente por el Covid-19.

HSBC México también informó que sus clientes que enfrenten problemas en su capacidad de pago podrán diferir sus pagos hasta seis meses.

Detalló que podrán recurrir a opciones como: posponer sus pagos mensuales de capital e intereses hasta por seis meses; reducir el monto de su pago mensual, incluyendo la posibilidad de ampliar el plazo establecido inicialmente; y acceder a un descuento en su saldo por pago anticipado.

Otras medidas aplicables específicamente para clientes de tarjeta de crédito son las siguientes: tres meses sin intereses en automático y sin restricción en compras, con todas las tarjetas de crédito de HSBC México; realización de pagos con puntos o cashback; además que se elimina la comisión por disposición a los clientes que tienen habilitado el beneficio de retiro de efectivo de su tarjeta de crédito. Las medidas tendrán vigencia a partir de hoy y hasta el 15 de mayo.

Apoyo para los diferentes tipos de crédito

  • Diferimiento parcial o total de pagos de capital o intereses hasta por cuatro meses con posibilidad de extenderlo a dos meses adicionales.
  • Proponen que se aplique la facilidad para cualquier modificación a los contratos de créditos que implique un cambio de perfil de riesgo del acreditado o de la operación.

[email protected]