Banorte quiere impulsar un menor uso de efectivo en el país, para lo cual en breve lanzará un piloto en algunas comunidades que fueron afectadas por los sismos de septiembre del 2017 (en las que hay una baja bancarización) con lo que se permitirían pagos persona a persona y persona a comercios, desde una aplicación desarrollada por el propio banco.

Carlos Martínez, director general de banca comercial, explicó que esta aplicación fue creada por el banco, y que incluso fue diseñada para trabajar con algunas universidades y gobiernos estatales, pero que ahora buscan ponerla a disposición del próximo gobierno federal para hacer realidad la propuesta de ir acabando con el uso del efectivo. De hecho hoy Banorte, con su herramienta denominada PePer, ya permite los pagos persona a persona.

En un foro organizado por Banorte hace algunas semanas, el próximo jefe de la Oficina de la Presidencia, Alfonso Romo, adelantó que uno de los objetivos de la siguiente administración es acabar con el uso del efectivo y con ello impulsar la economía y terminar con la corrupción.

“Hemos tenido reuniones con varias dependencias de gobierno, todos tienen un gran interés en que los apoyos sociales tengan una aplicación mucho más clara y que, de ser posible, haya transparencia en el recurso”, dijo.

Agregó: “hemos desarrollado una aplicación en Banorte que es una marca blanca, que hemos desarrollado para algunas universidades y estados; esta misma la estamos desarrollando para el gobierno federal, para usarla como una aplicación que pueda tener incluso la marca de cualquier gobierno”.

En una conferencia en la que se dieron a conocer avances de lo realizado por Banorte en beneficio de los damnificados por los sismos de septiembre del 2017, el directivo agregó que incluso representantes del gobierno electo quieren que esta iniciativa sea a nivel gremial, de toda la banca, lo cual ya se ha planteado a la Asociación de Bancos de México (ABM).

“Entonces, a través de la ABM, ya hay una petición específica del gobierno entrante, de que exista una aplicación para eliminar el efectivo y que se pueda utilizar como medio de pago; pasar de la tarjeta física, de un cajero, sacar tu dinero y usar el efectivo, que tengas una aplicación con la que puedas hacer pagos de persona a persona y adicionalmente puedas pagar en comercios”, detalló.

Carlos Martínez refirió que ello puede ser un cambio importante para el país, y un paso significativo en la migración del efectivo a los pagos de persona a persona a través de la digitalización.

“Generalmente en los países que han adoptado los medios de pago de persona a persona, el cambio que ha habido en el uso del efectivo hacia el medio electrónico ha sido sumamente rápido, no significa que se elimine el efectivo por completo pero sí disminuye porque el efectivo tiene en sí mismo un costo muy alto de operación”, declaró.

Añadió que los beneficios pueden ser tanto para los pequeños comercios como para empresas más grandes.

En este sentido, el director de banca comercial de Banorte detalló que esto se pondrá a prueba en algunas de las comunidades más afectadas por los sismos, donde hoy Banorte tiene instaladas unidades móviles con comunicación satelital, que es lo que hace falta para que esta tecnología funcione. De hecho, añadió, ya se trabaja en el desarrollo de la tecnología QR (como códigos de barras) para que puedan aceptarse los pagos persona a persona, y persona a comercio desde la aplicación en el celular.

“Podrás llegar a un comercio y si es una pequeña comunidad y ésta tiene recepción de pagos móviles, simplemente a través del código QR que tengan en el establecimiento, que es un cartoncito o un papel, se podrá  realizar el pago”, indicó.

Abundó: “en esas comunidades ya lo estamos haciendo, nuestra limitante es la comunicación (...) donde ya tengamos comunicación empezaremos,  en las que no estamos haciendo un estudio para, a manera de prueba, nosotros poner esa comunicación. Hay esquemas de tecnología que te permiten llegar a una comunidad y poner esa tecnología, sólo estamos en esa parte de evaluación de costo y qué implicaría desarrollarla”.