Pese a la situación económica derivada de la pandemia de Covid-19, y el nuevo cierre de la actividad en algunas entidades de la República, Banorte espera colocar más crédito ese año.

En el 2020, aunque el sector mostró en lo general una contracción del crédito a partir de agosto, este banco logró que su cartera total creciera 5% en el año, aunque con bajas en algunos segmentos como gobierno y tarjetas.

“Creemos que vamos a seguir prestando (…), sí vamos a crecer en general la cartera 6%, es nuestro estimado (…), sí vemos que muchas industrias y mucha gente todavía están pidiendo, necesitan liquidez”, expuso Marcos Ramírez Miguel, director general de Banorte.

En videoconferencia con motivo de la presentación de resultados para del cuarto trimestre del 2020, Rafael Arana, director general de operaciones y finanzas del banco, precisó que el crecimiento esperado es entre 6 y 8% para todo el año.

En hipotecarios, por ejemplo, detalló que la estimación es de un aumento entre 8 y 10%; en autos entre 7 y 9%; en tarjetas de crédito un alza de 4% contra una caída de 8% en el 2020; en la parte corporativa se espera que el incremento sea entre 2 y 3%;  en empresarial de alrededor de 3%, y en gobierno 2 por ciento.

“Estamos retomando en general la parte de la cartera en todos sus renglones. Obviamente no en los niveles que teníamos antes, pero ya se recuperan los negativos y pasan a positivos. En general vemos un crecimiento razonable de la cartera en función de la situación de mercado”, expuso Arana.

Clientes han retomado sus pagos

Marcos Ramírez resaltó que casi 90% de los clientes que se sumaron al programa de diferimiento de pagos ya ha retomado sus pagos.

Y aunque se espera un primer trimestre del año complicado en este rubro, destacó que Banorte ha hecho reservas importantes para blindarse ante un posible deterioro de cartera.

eduardo.juarez@eleconomista.mx