Tras dos sesiones de fuertes caídas, Bankia esquivó los números rojos este martes.

No obstante, su cotización tocado a lo largo de la jornada sus niveles más bajos desde que se inició el proceso de reestructuración del grupo, marcando nuevos mínimos del año.

Los títulos de la entidad subieron el martes 1.31% al cierre, tras llegar a retroceder casi 1% en la apertura hasta mínimos de 1.61 euros.

Este repunte permitió al banco salvar 5,000 millones de euros de capitalización bursátil, los cuales había perdido a lo largo del día.

Sólo en lo que va de año, el valor de mercado del banco que preside José Ignacio Goirigolzarri se ha desplomado en casi 3,000 millones de euros.

Si se compara con los casi 11,500 millonesde euros que capitalizaba al cierre del 2017, Bankia ha perdido más de 50% de su valor.

Bankia es el peor banco del Ibex 35 este año, con una caída de 31.9 por ciento.

En los últimos meses, la entidad ha sufrido una gran rebaja de valoración por parte de analistas, que creen que es una de las entidades más afectadas por la nueva hoja de ruta del Banco Central Europeo.

El mantenimiento de las tasas de interés cero en la zona euro y la más que posible rebaja de la tasa depósito hasta 0.5% en septiembre cuestionan las previsiones del banco, que ya reconoció que no podrá cumplir con los objetivos de beneficios previstos para el 2020 en su plan de negocio.

Este lunes, Credit Suisse rebajó el precio objetivo de Bankia hasta 2.1 euros, en cualquier caso más de 25% por encima del actual precio de mercado.

Sin embargo, Credit Suisse considera Bankia tiene todavía un potencial alcista, lo que supone que logrará una ganancia máxima posible del 23% para este 2019.