Madrid.- El cuarto banco español, Bankia, que acaba de ser nacionalizado, pedirá esta semana una ayuda suplementaria de 10,000 millones de euros al Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB, de ayuda pública al sector financiero), asegura este lunes el diario ABC.

El nuevo presidente de Bankia solicitará recibir esa ayuda mediante la suscripción de capital puro, es decir, a través de la compra de acciones de BFA, la casa matriz de Bankia.

Ese procedimiento pondría al resguardo a los accionistas de cualquier efecto dilusivo de capital, pues BFA seguirá manteniendo un 45% del capital de Bankia.

El gobierno anunció el 9 de mayo que se hará con el control de Bankia transformando en participación la deuda de 4,465 millones de euros contraída en diciembre de 2010 con el Estado a través de un préstamo público.

Esta inyección de capital constituye la octava intervención pública en una entidad bancaria en España, tras el estallido de la burbuja inmobiliaria en 2008, que debilitó fuertemente al sector.

De los grandes bancos españoles, Bankia es el más expuesto al sector inmobiliario: 37.500 millones de euros a finales de 2011, de los cuales 31,800 millones están considerados como problemáticos, por su valor incierto (créditos dudosos con riesgo de no ser pagados, inmuebles embargados, etc.).

Bankia deberá efectuar el mayor esfuerzo en provisiones, con 4,722 millones de euros, tras la reforma del sector financiero que impone a los bancos inmovilizar 30,000 millones de euros suplementarios en 2012, para protegerse de su fuerte exposición a un castigado sector inmobiliario.

Sus acciones, que perdieron más de la mitad de su valor desde su entrada en bolsa en julio de 2011 (a 3.75 euros), subían 8.77% a 1.91 euros, a la apertura de la bolsa el lunes, en un parquet a la baja de 0.72 por ciento.

RDS