El que se condicionara al cliente la contratación de un producto, por ejemplo un crédito, a la adquisición de un seguro; que un banco le obligara a conservar documentos para comprobar sus pagos; no indicar exactamente a qué se estaba comprometiendo, o que la institución financiera terminara de manera anticipada la relación con el usuario, eran sólo algunas de las cláusulas abusivas que se establecían en los contratos.

La reforma financiera del 2014 dio facultades a la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios (Condusef) para que detectara y ordenara eliminar este tipo de cláusulas abusivas, pues de lo contrario podría sancionar a las entidades bancarias y no bancarias.

Alrededor de tres años después de que entrara en vigor esta medida, los bancos ya no presentan ninguna cláusula abusiva en sus contratos de adhesión, esto de acuerdo con la Condusef.

En marzo del 2015, de 1,270 contratos revisados por la comisión en los bancos que operan en el país, se detectaron 415 cláusulas abusivas. A diciembre del 2017, se habían eliminado todas éstas.

En las sofomes reguladas, que normalmente son brazos financieros de los bancos, se detectaron en aquella ocasión 27 cláusulas abusivas en 228 contratos, mismas que ya no existen, de acuerdo con las últimas revisiones.

En las uniones de crédito había 19 y a la fecha ya no hay ninguna. Lo mismo pasó en el sector de seguros, donde se ubicaron en ese entonces sólo dos, actualmente ya no están.

En total, de todos los sectores financieros revisados por la Condusef, se registraron 1,440 cláusulas abusivas, de las cuales se habían eliminado, al cierre del 2017, 1,352.

SOFOMES ENR, SOCAPS Y SOFIPOS

Es en el sector de las sofomes no reguladas donde prevalece el mayor número de cláusulas abusivas en los contratos de adhesión que se establecen con los clientes, pero también han disminuido de forma considerable.

De acuerdo con la Condusef, de los 1,004 contratos revisados, se detectaron 300 cláusulas abusivas en el sector de las sofomes no reguladas, de las cuales se han eliminado ya 227, y están en proceso de eliminación 73.

En tanto en el sector de las cooperativas de ahorro y préstamo (socaps), de 474 encontradas en la revisión de 2,110 contratos, ya han quedado fuera 463 y quedan pendientes de eliminar 11; mientras que en las sociedades financieras populares (sofipos) sólo quedan cuatro de las 203 detectadas.

DESVENTAJOSO PARA EL CLIENTE

De acuerdo con la Condusef, este tipo de cláusulas, a punto de quedar eliminadas de todos los sectores financieros analizados, derivaban en desventajas para el cliente, e incluso ponían en riesgo su patrimonio.

Algunos tipos de abusos que había en los contratos con dichas cláusulas eran: limitar injustificadamente el ejercicio de los derechos del usuario; imponerle la obligación de acreditar con pruebas las operaciones, movimientos o pagos efectuados a la propia institución; y establecerle obligaciones indeterminables en caso de incumplimiento del contrato.

También, permitir a la institución financiera terminar un contrato sin notificación previa; implicar la renuncia del usuario al derecho de ser resarcido o rembolsado de cualquier erogación que corresponda a las entidades; y permitir la modificación, restricción o ampliación de lo pactado, sin su consentimiento.