Los bancos en México, como en toda Latinoamérica, se han convertido en un negocio muy rentable para sus matrices en el extranjero, al incrementar su participación en las ganancias globales, principalmente en el caso de los grupos españoles, por lo que se esperaría una mayor atención por parte de las administraciones de los corporativos internacionales hacia sus filiales mexicanas para distribuir el riesgo.

Casos como BBVA Bancomer, donde la partición en las utilidades globales pasaron de 27.8% en el primer trimestre del 2010 a 38% 12 meses después, al igual que Santander, donde pasó de 6.41 a 12.1% en el mismo lapso, son el reflejo de las afectaciones que se están viviendo en las operaciones en España.

La velocidad de crucero que tiene México le llevará a convertirse en la primera unidad del grupo a escala global a finales de este año , dijo Ángel Cano, consejero delegado de BBVA, al presentar los resultados del grupo español para el primer trimestre de este año.

A DIVERSIFICAR INGRESOS

Para Angélica Bala, analista de Standar and Poor’s, los grupos financieros foráneos brindan más atención a las filiales mexicanas y latinoamericanas por los problemas económicos y financieros que se viven en este momento, principalmente en Europa, por lo que buscan diversificar sus ingresos.

En el caso del Grupo Santander, la región de América Latina contribuyó con 60.2% de las ganancias a escala global. Brasil aportó 4.7% de las utilidades del grupo, México 12.1% y Chile 7.6% en el primer trimestre del 2011.

Mientras que la red de Santander en España pasó de aportar 18.5% de las ganancias de todo el grupo en el primer trimestre del 2010 a 13% un año después.

El grupo consideró que en un entorno económico favorable en la región de Latinoamérica y que se vislumbra más positivo hacia adelante, los sistemas financieros se han visto impulsados en una senda de crecimiento.

En estas circunstancias, el banco ha reaccionado muy rápido, orientando su actividad comercial al crecimiento del crédito y del ahorro bancario, gestionando los márgenes, optimizando el mix de productos y segmentos y manejando adecuadamente la relación entre rentabilidad y riesgo , aseguró la dirección del grupo cantábrico en la presentación de sus resultados trimestrales.

HAN DESAPROVECHADO LA VETA

Por otra parte, algunos bancos extranjeros en México han mantenido el mismo nivel de aportación de ganancias en los últimos cuatro años, incluso han disminuido su presencia dentro del grupo global, como es el caso de HSBC, que por su alta morosidad en tarjetas de crédito se vio obligado a incrementar sus reservas de crédito desde el 2008, lo que se reflejó en una disminución de la participación de sus utilidades en el grupo, que pasaron de 5.4% en el 2008 a 1.2% en el primer trimestre del 2010.

Gabriel Pérez del Peral, director de la Escuela de Negocios de la Universidad Panamericana, consideró que la llegada de los bancos extranjeros a México ha sido positiva tanto para consumidores como para los grupos, ya que si bien modernizaron el mercado, las ganancias que obtienen del país son muy altas.

Pero el mayor interés de las matrices extranjeras hacia México no significará que los grupos internacionales traigan más y novedosos productos financieros, ya que la banca mexicana sigue siendo muy tradicional.

[email protected]