Cuando BBVA inició en enero la migración de sus herramientas de comunicación y colaboración a la suite de Google Apps, se evidenció que los bancos están dispuestos a subir a la nube sólo sus procesos "no críticos", como el correo electrónico, la colaboración y compártir archivos.

Pero si se trata de procesos denominados de "misión crítica", como la información de las transacciones o de las cuentas de sus clientes, las instituciones financieras prefieren realizarlos dentro de los sistemas tradicionales que operan de manera centralizada.

"La banca está incorporando más lentamente las soluciones cloud, y lo están haciendo en procesos no críticos como Servicios de correo, de colaboración, de uso de algún tipo de pruebas desde el punto de vista de los procesos tecnológicos", comentó Édgar Fierro, director de la firma de analisis IDC México.

Entrevistado durante la segunda edición del "Cloud Solutions Roadshow" en América Latina, organizado por la firma de análisis, el experto afirmó que el sector bancario es el que menos destina dentro de su presupuesto de Tecnologías de la Información a iniciativas de cómputo en la nube.

Las cifras de IDC muestran que nivel corporativo, los servicios del cloud computing representan el 10% del gasto de TI, aunque Édgar Fierro resaltó que sectores como el de gobierno, la proporción puede llegar hasta el 40 por ciento.

No así los bancos, que destinan en promedio entre el 2% y 4% de su presupuesto de TI al cómputo en la nube, agregó el director de IDC en México.

Cuestiones como el garantizar la seguridad de la información confidencial y lo robusto de la infraestructura tecnológica centralizad ya instalada en este sector son los factores que han propiciado el lento avance del cloud en la banca.

Este escenario lo reconoció también Jeremy Burton, director global de Marketing de EMC, una de las principales firmas derrolladoras de infraestructura y soluciones para el cómputo en la nube, durante la celebración del EMC World el mes pasado.

Aunque señaló que para aprovechar el cloud computing como la eficiencia, rapidez,movilidad y flexibilidad de los recursos en los procesos de misión crítica, lo ideal era crear nubes propias, y el resto de los procesos podrían correr en servicios de terceros, esquema que se conoce como nube híbrida.

Édgar Fierro, de IDC México, confía en que el desarrollo de plataformas para la banca móvil, así como el crecimiento de los bancos e instituciones financieras medianas que requieran infraestructura nueva, harán que para el 2015 el presupuesto de TI de los bancos destinado al desarrollo de iniciativoas en cloud computing, alcance el 10 por ciento.

En toda América Latina, IDC calcula que la proporción de empresas y organizaciones que cuentan con una iniciativa en cómputo en la nube fue del 41.6% desde el 14.5% de un año anterior, y espera que para el 2015, cerca del 80% de las organizaciones en la región, medianas a grandes, ya tengan considerado un proyecto de este tipo.

[email protected]