La recuperación crediticia de los bancos dependerá en los próximos meses de la capacidad de pago de los usuarios que solicitaron una prórroga en sus créditos, además de que esto conllevará a un replanteamiento en su política crediticia, señaló Alejandro Valenzuela, director general de Banco Azteca.

En la presentación de la alianza entre esta institución y PayPal, el directivo señaló que las instituciones bancarias comenzarán a replantearse sus políticas respecto a los préstamos debido a que en los próximos meses será el término de estos programas de ayuda y se conocerá la capacidad financiera de los usuarios que solicitaron estos apoyos.

“Esto lleva a los bancos a replantearse su política crediticia porque aún están saliendo de las prórrogas otorgadas a los clientes”, afirmó el director general de Banco Azteca durante conferencia de prensa virtual.

La gran pregunta, dijo, que se hacen la Asociación de Bancos de México (ABM) y de la Secretaría de Hacienda, es cómo estos programas de reestructuración de deuda permitirán conocer y analizar el comportamiento del cliente en los próximos meses, una vez concluidas las prórrogas.

“Habrá clientes que podrán pagar lo que deben, habrá clientes que requerirán oxígeno, pero habrá otros que no podrán pagar”, advirtió.

Crédito al consumo siente impacto

La contracción económica causada por la crisis del Covid-19 dejará un impacto directo en el crédito, particularmente, en el crédito al consumo, el cual resentirá este golpe, afirmó Valenzuela.

Explicó que cuando se tiene una contracción económica de 10%, cifra promedio estimada por organismos nacionales e internacionales para nuestro país, es normal que el crédito se contraiga, particularmente lo relacionado al consumo interno.

“En esta coyuntura tan crítica del Covid-19 vamos a ver una contracción del crédito en muchas de las economías del mundo, y México no será la excepción. Algunas entidades podrán mantener su ritmo de crecimiento porque entienden la dinámica de atender al cliente uno por uno”, señaló.

Cuestionado sobre un posible aumento en el índice de morosidad, Valenzuela señaló que Banco Azteca no congeló su cartera vencida (para criterios contables) y que este indicador se ha mantenido “razonablemente bien” a pesar de la coyuntura.

“Nuestro método de seguimiento de cliente por cliente nos ha permitido buscar capacidad de pago donde hay voluntad de pago, esto nos ha ayudado a que menos de 4% de la cartera total se haya tenido que reestructurar; de ese porcentaje, 60% está hoy en día cumpliendo, por ello somos un banco ejemplar en el tema de la cartera vencida”, precisó.

montserrat.galvan@eleconomista.mx