El sistema bancario de México sí tiene una exposición importante al deterioro financiero de la banca de España, Estados Unidos y Reino Unido, afirma el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), en un análisis.

Aún cuando el negocio de los bancos extranjeros que operan en el país se desarrolla en función de la clientela local y en la moneda de México, una escalada en la crisis de deuda soberana en los países de la periferia europea tendrá repercusiones en la tenencia de bonos que administran los bancos matrices y, por consiguiente, en las filiales .

Al interior del reporte titulado El mundo de los senderos que se bifurcan , presentado previo a la Asamblea de Gobernadores que se realizará hoy en Montevideo, el BID desarrolló tres modelos de tensión para identificar cuándo habría repercusiones de importante magnitud en los sistemas bancarios de América Latina.

El economista del BID, Andrew Powell, encontró que el efecto en el sistema bancario de México se sentiría vía indirecta si la quiebra de una economía europea arrastra a los bancos españoles, que son los tenedores de 40% de los títulos soberanos de su propio país. Esgrime que los sistemas bancarios más expuestos a un impacto directo del deterioro en la situación financiera de matrices de bancos europeos son principalmente los de Chile y Perú.