En el 2015, la cartera de crédito del Banco Nacional de Comercio Exterior (Bancomext) al sector privado superó los 188,000 millones de pesos. Del total de su portafolio, dos terceras partes están denominadas en moneda extranjera y una tercera parte, en moneda nacional.

La depreciación del tipo de cambio de las últimas semanas, en las que el dólar ha superado por algunos momentos los 18.90 pesos, no representa aún ningún riesgo de impago para el banco entre sus acreditados, ya que al ser primordialmente el sector exportador al que atiende, éste también recibe flujos en dólares.

Los exportadores tienen flujos a recibir en dólares, y necesitan cuadrarlo con sus obligaciones financieras, también en dólares. En ese sentido el balance está cuadrado: tenemos cartera en moneda extranjera y pasivos en moneda extranjera, y nos da un calce, un cuadre natural (...) Este riesgo de tener pasivos en moneda extranjera está mitigado por los flujos en dólares que recibe , explica Alejandro Díaz de León, director general del Bancomext.

Posterior a la crisis del 2008, los mercados internacionales relajaron las políticas monetarias. Esto permitió que empresas mexicanas tuvieran acceso a financiamiento en dólares a largo plazo, aunque en algunas sus ingresos no fueran en la misma divisa. Ahora que ha iniciado el ajuste de tasas y se ha intensificado la volatilidad en el tipo de cambio, empiezan a verse los riesgos. Sin embargo, el Bancomext destaca que entre sus acreditados, no es el caso.

En entrevista, el directivo precisa que, por el contrario, para las empresas exportadoras la apreciación del dólar es una buena noticia, ya que reciben más ingresos por sus productos, lo que les permite continuar con sus planes de expansión; pero reconoce que para las firmas importadoras, esta situación representa un reto importante: Pero para los exportadores es una oportunidad también de crecimiento, y estamos listos para acompañarlos y apoyarlos .

Fondeo diversificado

Díaz de León, quien funge como director del Bancomext desde noviembre pasado, menciona que el fondeo que recibe el banco del exterior, a través de la emisión de bonos en moneda extranjera, tampoco representa hoy día un riesgo para la institución, dado que sus fuentes de financiamiento están bien diversificadas.

Hemos buscado diversificar las fuentes de financiamiento: tenemos financiamiento local, diferentes tipos de obligaciones en moneda nacional, que emitimos en los mercado locales, y también en moneda extranjera, que tenemos con bancos internacionales. Y la tercera y relativamente nueva es la emisión de bonos en los mercados internacionales .

Añade: Esto tiene ventajas porque no sólo diversifica las fuentes de financiamiento y abre una fuente adicional, sino que también se convierte en un punto de referencia para el financiamiento o de otros bancos de desarrollo o también de algunas otras empresas: entonces, esta estrategia de diversificar está orientada a tener fuentes estables de fondeo para nuestra cartera .

Apoyo a proyectos iniciales

Díaz de León explica que cada vez ha sido más difícil para la banca comercial dar financiamiento a proyectos en sus primeras etapas. Por ello, considera que el Bancomext puede jugar un rol muy importante con financiamiento en términos adecuados de moneda, plazo y tasa, que acompañe a éstos en sus etapas iniciales y ya una vez que éstos tengan flujos más estables, más predecibles, pueda entrar la banca comercial con un refinanciamiento de los mismos .

Otro reto importante para el banco, dice, es incrementar las cadenas de contenido nacional en las cadenas globales de valor. Ya tenemos una base exportadora muy significativa en diferentes sectores estratégicos, en los cuales el banco está abocado: desde el automotriz, el aeroespacial, etcétera, y en ellos, uno de los objetivos del banco es lograr vincular a la proveeduría local cada vez con un porcentaje de la producción total .

De los 188,000 millones de pesos de crédito que otorgó el Bancomext en el 2015 (30% más que en el 2014), 136,000 millones fueron directos y el resto en garantías, descuentos, factoraje y cartas de crédito. Para los próximos años, de acuerdo con su director, la estimación de crecimiento es entre 30,000 y 40,000 millones de pesos anuales.

[email protected]