El Banco de Inglaterra mantuvo las tasas de interés sin cambios en el mínimo histórico del 0.5%, por lo que los inversores tendrán que esperar una semana más para tener una idea de cuándo podrían comenzar a subir los costos del crédito.

Los mercados financieros apuestan a que la primera subida de tasas se produzca sólo a mediados de 2016, más de siete años después de que la tasa bancaria fue reducida a 0.5% en plena crisis financiera.

Algunos economistas creen que esa previsión podría ser demasiado lejana.

erp