Los bancos en México tendrán que generar más ingresos a partir de un mayor volumen de créditos, debido a que la reducción de costos por menos reservas ya no está teniendo un impacto tan importante en sus balances, consideró la calificadora Moody’s.

De acuerdo con un análisis de la calificadora, mientras que en el 2010 las utilidades de los bancos en México se beneficiaron por la importante reducción de costos de crédito asociados a una menor creación de reservas, esto difícilmente será el caso para el 2011.

Al mismo tiempo, el potencial para lograr reducciones adicionales de costos es limitado porque los bancos ya recortaron sus gastos operativos en años recientes , aseguró David Olivares, analista del sector de Moody’s. 

Por ello, la calificadora consideró que los bancos tendrán que ser más agresivos en el otorgamiento del crédito, ya que existe un entorno económico propicio para hacer negocios, al mismo tiempo que los márgenes de ganancia se están reduciendo.

BBVA Bancomer, el banco con la cartera de crédito más grande del sistema, estima incrementar su portafolio de crédito en 20% este año, basado en el crecimiento de la cartera de pymes con un fuerte 25% y personales en cerca de 15% al cierre del 2011.

De esta forma, Olivares consideró que con la expectativa que la tasa de interés interbancaria de referencia permanezca en 4.5% hacia el primer semestre del próximo año, los márgenes que logren los bancos invirtiendo sus depósitos de bajo costo, como instrumentos del gobierno, irán empezado a disminuir.

Además de las bajas tasas, los márgenes han sido afectados por el cambio gradual que han realizado los bancos en años recientes hacia el otorgamiento de créditos a gobiernos y entidades relacionadas, los cuales se perciben como de bajo riesgo , comentó Felipe Carvallo-Mendoza, coautor del reporte.

Por estas razones, la calificadora puntualizó que ahora los bancos sienten presión de incrementar sus ingresos a través de créditos dirigidos al sector privado, los cuales generan mayores márgenes.

Para Moody’s, el otorgamiento de crédito bancario en México puede continuar creciendo a partir de sus aún bajos niveles en relación con otras economías de América Latina, como Chile y Brasil.

Los especialistas de Moody’s indicaron que, gradualmente, el gobierno mexicano ha sido más activo en promover y apoyar el otorgamiento de créditos al sector privado, particularmente para empresas pequeñas y medianas.

Los bancos regionales y los más pequeños han incrementado su exposición en el crédito a pymes, participando en los programas patrocinados y garantizados por el gobierno.

En tanto, los bancos más grandes se sienten cada vez más atraídos a estos programas, principalmente de la banca de desarrollo, que otorgan cierta protección contra riesgos de crédito.

ehuerfano@eleconomista.com.mx