A octubre pasado, la banca en México había ganado 110,400 millones de pesos, 22.3% más que en el mismo mes del 2016, informó la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV).

Esta suma supera ya los 107,000 millones de pesos que ganó en todo el 2016. La CNBV detalló que este resultado se dio como consecuencia de crecimientos importantes en intereses cobrados, así como por comisiones y otros rubros.

El sector bancario ha destacado que, pese a que ha sido un año de alta volatilidad para el país, sus resultados siguen siendo históricos.

El banco que más ganancias ha tenido en lo que va del año es BBVA Bancomer que en octubre ya registraba una utilidad de 32,417 millones de pesos. A este le siguieron Banorte, pero muy por debajo, con 15,033 millones de pesos; Santander, con 14,233 millones, y Banamex, con 12,641 millones.

Estos cuatro bancos suman una ganancia de 74,324 millones de pesos, alrededor de 70% del total de las ganancias.

Después estuvieron Inbursa con 8,514 millones de pesos; Scotiabank, con 4,393 millones, y HSBC, con 2,510 millones.

Este resultado contrasta con las pocas o nulas ganancias de algunos de los bancos más pequeños del país, sobre todo aquellos que han iniciado operaciones recientemente y que tienen su origen en otras figuras financieras no bancarias.

De acuerdo con la información de la CNBV a octubre pasado, los activos de la banca sumaban 8.8 billones de pesos, un crecimiento anual de 10.2%; mientras que sus pasivos eran de 7.9 billones, también un alza de 10.5 por ciento.

En cuanto a la cartera de crédito total, esta sumaba 4.6 billones de pesos al décimo mes del 2017, un crecimiento anual de 10.3 por ciento. Ello, pese a que en este rubro se ha mostrado una desaceleración en lo que va del año.

Los créditos comerciales alcanzaron a octubre 2.9 billones de pesos, un alza de 11.3% respecto al mismo mes del 2016. Al interior, el crédito a empresas registró 2.1 billones, un repunte anual de 15.5 por ciento.

Por su parte el crédito al consumo alcanzó un saldo de 956,000 millones de pesos, un repunte anual de 8.5 por ciento. Dentro de este rubro, las tarjetas de crédito crecieron 7.8% en el periodo; los créditos personales, 11.5%; los de nómina, 2.7%, y los destinados a adquisición de bienes de consumo duradero, 20.3 por ciento.

En vivienda, el crédito total sumó 734,000 millones de pesos, un repunte de 8.8% anual.

Al mismo tiempo, el Índice de Morosidad de la cartera de crédito de la banca se situó en 2.17%, 0.13 puntos porcentuales menos que en octubre del 2016.

eduardo.juarez@eleconomista.mx