A pesar de la crisis económica y de la mayor regulación que resultó de ésta, el sistema bancario mexicano ha mantenido niveles de capital que se comparan favorablemente con los de bancos en el resto del mundo, consideró la calificadora Standard and Poor’s (S&P).

El capital ajustado por riesgo estimado de 10% y las reservas suficientes para cubrir las pérdidas esperadas de los bancos son fortalezas del sistema bancario mexicano y le ofrecen una vía para crecer durante los próximos dos años , aseguró la analista de S&P, Angélica Bala.

De acuerdo con un estudio de S&P, los niveles de capital básico conocido como Tier 1 de México se volvieron más estrictos por parte de las autoridades y por los mismos bancos durante los últimos años, esto para ubicarse en 15.5% a diciembre del 2010 de 13.3% que se tenía en el 2008.

Asimismo, S&P consideró que el capital del sistema bancario mexicano es de alta calidad, ya que se compone principalmente de capital pagado y utilidades retenidas.

Bala indicó que pese al esperado crecimiento de entre 12 y 15% en las carteras de las instituciones bancarias, los niveles adecuados de generación de capital interna deben permitir al sistema bancario mexicano mantener un nivel de capital ajustado cercano a 8.5 por ciento.

Esperamos que los bancos que operan en México mantengan una adecuada generación interna de capital, la cual ayudará a compensar el crecimiento de su cartera, disminuyendo de manera moderada el capital ajustado del sistema , indicó la analista.

[email protected]