En el primer mes del 2017, pese al entorno de incertidumbre, la banca en México ganó 14,500 millones de pesos, que representaron 80.9% más que en el mismo mes del 2016, cuando el resultado fue de 8,000 millones.

La Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) detalló en su reporte que el crecimiento en la utilidad se acredita en gran medida al aumento en el resultado por intermediación de 254.2% o 5,000 millones de pesos.

Por otra parte, en su comparación anual, la cartera de crédito total de la banca comercial siguió con crecimiento de doble dígito. De acuerdo con el órgano regulador, ésta repuntó 11.6% en enero del 2017 contra el mismo mes del 2016, con lo que el saldo se ubicó en los 4.3 billones de pesos. Sin embargo, en su comparación mensual (contra diciembre) el portafolio no registró movimiento.

En enero pasado, la cartera comercial aumentó 11.9% respecto de enero del 2016, para quedar el saldo en 2.7 billones. Al interior, el portafolio de empresas repuntó 13.1% anual; el de entidades financieras 17.9% y el de entidades gubernamentales 6.1 por ciento.

En cuanto al crédito al consumo, este creció 12.0% en enero en su comparación anual, y al interior de éste las tarjetas aumentaron 8.7%; los personales 13.8% y los de nómina 13.1%. El financiamiento a vivienda aumentó 10.0% en igual periodo.

En contraparte, el Índice de Morosidad de la banca continuó en niveles bajos con 2.18% en enero del 2017, contra 2.60% del mismo mes del 2016, aunque ligeramente mayor a 2.15% de diciembre. En los créditos comerciales fue de 1.35%; en consumo de 4.26% y en nómina de 3.35 por ciento.

En cuanto a captación, la CNBV expuso que creció 13.0% anual y ubicó el saldo en 4.8 billones de pesos.

Los depósitos de exigibilidad inmediata repuntaron 15.8% y los de plazo 11.6% en el mismo periodo.

eduardo.juarez@eleconomista.mx