Las recientes bajas de calificación de Standard & Poor’s (S&P) a bancos europeos no han afectado, en su mayoría, las calificaciones de sus subsidiaras latinoamericanas, y es poco probable que las afecten en el corto plazo, de acuerdo con un reporte de la firma.

Actualmente, en México los bancos con mayor exposición a los problemas financieros de sus matrices son los de origen español, BBVA Bancomer y Santander México.

Dichas instituciones mantuvieron su calificación sin movimientos en la última evaluación de la banca española por parte de S&P, la cual se llevó a cabo en febrero.

En dicha ocasión, S&P bajó la nota de Banco Santander en España a A+ con perspectiva negativa, mientras que a BBVA la situó en A y perspectiva negativa; ambas instituciones, afectadas por la disminución en la calificación de riesgo soberano de España.

Aunque la baja exposición a los soberanos de la eurozona y a los mercados de capitales europeos hace que los bancos latinoamericanos sean menos vulnerables que sus matrices a los trastornos en los mercados globales de capitales, consideramos que es más probable que afronten dificultades si la situación económica global empeora y afecta a las economías de sus países respectivos , dijo Angélica Bala, analista crediticia de Standard & Poor’s.

Para la especialista, son los bancos europeos los que se benefician de la buena situación financiera de sus subsidiarias latinoamericanas, ya que algunos de ellos, especialmente los grandes bancos comerciales extranjeros, pagan buenos dividendos a sus matrices.

Santander México pagó 12,000 millones de pesos a su matriz en el 2011 por concepto de utilidades y BBVA Bancomer aportó 32% de las ganancias totales del grupo.

En este sentido, en el Programa de Evaluación del Sector Financiero de México del Fondo Monetario Internacional, se consideró que la concentración de los préstamos en pocos bancos en México, especialmente de los españoles, aún es un factor de vulnerabilidad, pero menos del sistema, por lo que se recomendó una mayor supervisión en el tema.

Para S&P, el principal riesgo en este sentido es que algunos bancos de inversión, que son más pequeños, son más vulnerables a la situación de sus matrices, dado que su enfoque hacia este segmento y el acceso al fondeo de mercado los hace más vulnerables a situaciones económicas adversas.

[email protected]