Además de los tradicionales, la banca está diseñando varios esquemas para crecer su apoyo a las micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes). Para ello, trabaja de manera conjunta con la banca de desarrollo, pero también con gobiernos estatales y otros organismos privados.

La Asociación de Bancos de México (ABM) ha señalado que, ante la crisis provocada por la pandemia del Covid-19, hay un especial interés en impulsar el fortalecimiento y mantenimiento de las mipymes, al ser la base de la cadena productiva nacional y generar 70% del empleo en el país.

Luis Niño de Rivera, presidente del organismo explicó, recientemente, que uno de estos esquemas es el Impulso Nafin, que desarrolla de manera conjunta con algunos gobiernos estatales.

Detalló que se ha entrado en contacto con gobiernos de 25 entidades federativas para unir esfuerzos, y con recursos de los estados, más los apoyos de la banca de desarrollo y el dinero de la banca comercial puedan apoyar a las cadenas productivas locales, sobre todo a las mipymes que están conectadas con empresas más grandes como proveedores.

“Y también aquellas mipymes que tienen actividades independientes y que necesitan financiamiento”, comentó el banquero.

Estas 25 entidades federativas, dijo, podrían aportar alrededor de 6,000 millones de pesos a este esquema.

De igual forma, el presidente de los banqueros detalló que se trabaja con algunas cámaras locales, en específico con la Cámara de la Industria de la Transformación (Caintra), con presencia en diferentes estados, ello con el fin de ofrecerle a sus más de 1,300 agremiados los apoyos. Aquí, dijo, las cámaras podrían aportar recursos como garantía para impulsar el crédito.

También para el agro

El presidente de la ABM comentó que también se estuvo trabajando con los Fideicomisos Instituidos en Relación con la Agricultura (FIRA), en proyectos de apoyo al sector agropecuario. Por un lado, precisó, con todas las empresas que requieren financiamiento para el capital de trabajo en este momento que se está reabriendo la economía de Estados Unidos, pues destacó que México es el vendedor número uno de productos del campo al país vecino.

Aunado a ello, recordó, está el programa de las cuencas lecheras en los estados de Veracruz, Tabasco y Chiapas, y sólo se espera a que se levante el confinamiento para poder empezar a otorgar créditos a productores chicos, medianos y grandes en los estados del sureste.

“Entonces el apoyo y el trabajo conjunto de la banca comercial con FIRA y Financiera Nacional de Desarrollo Rural en este momento, es muy relevante”.

Estos esquemas se suman al trabajo tradicional que la banca realiza con Nafin y Bancomext. A mayo se había colocado 28,600 millones de pesos para pymes, 38% más que lo registrado al mismo mes del 2019.

Vendrá segunda fase de apoyo al resto de los clientes

La ABM ha informado que, al 15 de mayo 7.9 millones de clientes, incluidos mipymes, habían solicitado el beneficio de aplazar el pago de sus créditos, como medida apoyo ante la crisis por el Covid-19.

Sin embargo, cuando pasen los periodos de diferimiento, han dicho banqueros, seguramente vendrá una segunda etapa de apoyos.

“Estamos ya trabajando y platicando con las autoridades para ver qué sigue, cuál es la segunda etapa y cómo, una vez que se terminen estos cuatro a seis meses, podríamos arrancar con algunas otras facilidades”, mencionó recientemente Carlos Rojo, presidente ejecutivo de la ABM.

[email protected]