El banco Ve por Más (BX+) espera que el presupuesto para el primer año de gobierno de Andrés Manuel López Obrador sea equilibrado, pese a la incertidumbre que se ha generado alrededor de las propuestas que realizó.

“Nuestro escenario base considera un presupuesto equilibrado, que puede cumplir con las promesas que ha hecho el nuevo gobierno (...) pero tenemos mucha incertidumbre de cómo lo va a lograr”, declaró Alejandro Saldaña, gerente de Análisis Económico de BX+.

La incertidumbre, señaló, se ha generado por los diversos programas sociales que desea impulsar el nuevo gobierno, así como el proyecto del Tren Maya y los recortes de impuestos en la zona fronteriza, los cuales podría parecer que presionarían el gasto público.

“Se ha hablado de los recortes en la zona fronteriza, lo cual podría disminuir los ingresos tributarios del gobierno. Sin embargo, ellos hablan de una reingeniería del gasto y de austeridad para tener un margen de maniobra, lo cual sí creemos que se pueda conseguir”, acotó.

De acuerdo con López Obrador, el presupuesto para el 2019 será de poco más de 5.5 billones de pesos, 200,000 millones mayor a lo aprobado para este año. Agregó que el margen de maniobra que tendrán, tras hacer recortes e implementar medidas de austeridad, será de 500,000 millones de pesos.

En este sentido, el analista de BX+ indicó que, aun si logran el ahorro de 500,000 millones de pesos, es posible que pospongan alguno de sus programas sociales, para implementarlo en años posteriores.

Añadió que, hacia adelante, el reto del gobierno es mandar una señal de que habrá un manejo responsable de los recursos públicos que convenza a los mercados, dé tranquilidad a los inversionistas y fomente el crecimiento económico.

Equilibrio macroeconómico prioritario

Ante la reforma fiscal que implementó Estados Unidos a inicio de año, y por la cual varios organismos y expertos apuntaron que México debería plantear una similar, el analista de BX+ refirió que primero se debe mantener un equilibrio macroeconómico.

“hoy en día, tiene más peso lograr un equilibrio macroeconómico que apostar por un recorte en la tasa corporativa para no perder competitividad en materia fiscal frente a Estados Unidos”, precisó.

Añadió que, si bien la inversión hacia México se ha visto moderada, esto se explica por otros factores —como el cambio de gobierno y la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte— y no por una menor competitividad como resultado de la reforma estadounidense.

En enero de este año, Estados Unidos implementó una reforma fiscal, la cual recortó la tasa del Impuesto sobre la Renta corporativo de 35 a 21 por ciento. En México, dicha tasa es de 30 por ciento.