El Banco Central Europeo (BCE) no tiene "posibilidades infinitas" para apoyar la zona euro al borde de la deflación, afirmó en una entrevista a la prensa alemana su presidente Mario Draghi, en una señal adicional de la inminente compra masiva de deuda.

"Todos los miembros del consejo de gobernadores están decididos a cumplir su mandato. Por supuesto, hay divergencias sobre la forma de hacerlo. Pero no es como si nuestras posibilidades fueran infinitas", declaró Draghi al semanario alemán Die Zeit.

"Nos hallamos ante una situación en la que deberíamos bajar más aún los tipos de interés, pero eso ya no es posible", con una tasa directora del BCE del 0.05%, explicó Draghi. "En estos momentos debemos recurrir a medidas no convencionales" añadió.

Se espera que el BCE anuncie en las próximas semanas en la próxima reunión de política monetaria del consejo de gobernadores, el 22 de enero o en la siguiente, a principios de marzo un programa de masivas compras de deuda pública, tal como lo hacen la Fed estadounidense o el Banco de Japón.

Las modalidades de este programa son aún objeto de debate y generan reticencia, en particular en Alemania.

erp