El Banco Central Europeo (BCE) aplazó este jueves su estimación sobre su primera alza de tasas de interés después de la crisis y dijo que continuaría pagándole a los bancos para que concedan créditos a hogares y empresas, en medio de un deterioro del panorama sobre el crecimiento global.

"El Consejo de Gobierno ahora espera que las tasas de interés clave del BCE permanezcan en los niveles actuales hasta el primer semestre de 2020, y en cualquier caso, por el tiempo que sea necesario", dijo el organismo en un comunicado.

El banco central de la zona euro había dicho previamente que las tasas seguirían en sus niveles ultra bajos hasta fines de este año, aunque los inversores no esperaban un alza de los costos de financiamiento para los próximos años.

Además, según la tercera versión del programa del BCE de préstamos de largo plazo (TLTRO), los bancos podrán tomar créditos del banco central con un rango de 10 puntos básicos por encima del tipo promedio aplicado en las operaciones habituales de financiamiento, actualmente en cero, por el tiempo en que se extienda el préstamo.

Además, incluso los bancos podrían recibir pagos por esos créditos si los conceden en efectivo.

"Para los bancos cuya red elegible de financiamiento excede el referencial, la tasa aplicada en TLTRO III será menor y puede ser tan baja como la tasa de depósitos bancarios promedio, prevaleciendo durante la operación, más 10 puntos básicos", indicó el BCE.

Tras la decisión del jueves, la tasa de depósitos bancarios -la medición clave sobre los costos de crédito para la zona euro- permanece en -0.40%, mientras que la tasa de referencia se mantuvo sin cambios en 0.00 por ciento.

El presidente de la entidad, Mario Draghi, ofrecerá una rueda de prensa para explicar la decisión en los próximos minutos. 

erp