Los préstamos dudosos, los delitos cibernéticos y el Brexit se encuentran entre los mayores riesgos a los que se enfrentan los prestamistas de la zona euro en el 2019, indicó el martes el Banco Central Europeo (BCE), estableciendo sus prioridades de supervisión para el próximo año.

El crecimiento de la zona euro ha reducido la incertidumbre económica general, pero los factores de riesgo internacionales, desde el proteccionismo hasta un “Brexit duro” y las turbulencias de los mercados emergentes están creciendo y requieren una supervisión más estrecha, detalló el banco central. La entidad vigila 118 de los grandes bancos de la zona euro.

“En comparación con el año pasado, ha habido una disminución sustancial en los riesgos derivados de las condiciones económicas y fiscales en la zona del euro, principalmente debido a un impulso cíclico favorable”, informó el BCE.

“Al mismo tiempo, las incertidumbres geopolíticas y los riesgos de ajustes de precios en los mercados financieros han aumentado. Los avances en la digitalización exacerban los riesgos relacionados con los sistemas del Internet de las Cosas y los ciberataques de los bancos”, agregó.

Otros riesgos destacados incluyen una revisión de precios en los mercados financieros y el impacto de las bajas tasas de interés en la rentabilidad bancaria, añadió.

Con respecto al Brexit, el BCE destacó que los bancos deben estar preparados para cualquier eventualidad, ya que no se ha llegado a un acuerdo a sólo unos meses de que Reino Unido selle su salida de la Unión Europea (UE).

“La preparación de los bancos para el Brexit sigue siendo una alta prioridad para la supervisión bancaria del BCE”, acotó el organismo.

Brexit sin acuerdo = a recesión

Por otro lado, la agencia S&P Global alertó de que un Brexit sin acuerdo “podría empujar” a la economía de Reino Unido hacia una “modesta recesión económica”, según se desprende de un informe publicado por la firma este martes.

S&P Global subrayó que un Brexit sin acuerdo no es el principal escenario en el que basan sus estimaciones, aunque es un riesgo que se ha incrementado lo “suficiente” como para entrar de forma “relevante” en consideración.

Así, la agencia señaló que una salida desordenada de la UE implicaría una reducción del PIB de Reino Unido de 5.5% hasta el 2021 en comparación con una situación en la que ambas partes acuerden un periodo de transición hasta el 2020, tras lo cual las relaciones estarán reguladas por un acuerdo de libre comercio.

En comparación, aunque S&P Global ha calificado de “severo” este choque económico, la contracción del PIB representaría 60% de la reducción registrada tras la crisis financiera del 2008.