El grupo BBVA debe examinar detenidamente las acusaciones contra su expresidente Francisco González para evitar posibles costos de reputación, dijo el lunes el gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, durante un evento en Madrid.

De Cos detalló que era necesaria una investigación “ en profundidad” para minimizar el riesgo reputacional que podría suponer al BBVA presuntas acusaciones de espionaje.

González forma parte de una investigación del banco vinculada a contratos con un excomisario de policía ahora en la cárcel que dijo haber sido contratado por BBVA para espiar a altos ejecutivos de Sacyr en el 2014 durante el asalto frustrado de la constructora al accionariado del banco.

El actual presidente Carlos Torres dijo que el banco, el segundo más grande de España, está cooperando de cerca con la investigación.

Investigación sobre caso Villarejo

El presidente de BBVA afirmó que el informe forensic encargado por el banco para aclarar los trabajos realizados por el excomisario Villarejo sigue su curso, pero ha subrayado que “todo está supeditado” al proceso abierto en la Audiencia Nacional.

En la inauguración de un curso sobre finanzas sostenibles organizado por la Apie en Santander y patrocinado por BBVA, Carlos Torres dejó claro que, al margen de lo que concluya el análisis encargado a PwC y la supervisión legal de Garrigues, lo relevante es lo que determine la investigación judicial abierta hace unos meses por la Audiencia Nacional. “Es la que de verdad importa y con la que estamos colaborando desde el principio”, ha señalado.

Estas actuaciones han sido declaradas secretas por el juez instructor, Manuel García Castellón.

La investigación va dirigida a determinar si la cúpula del banco conocía los métodos presuntamente ilegales, como la intervención de conversaciones telefónicas privadas, utilizados por Villarejo cuando realizaba trabajos para el banco fundamentalmente en el 2004 y el 2005.

Preguntado por la reorganización directiva de BBVA tras su nombramiento como presidente, Torres dejó claro que los grandes cambios ya se han producido. “El equipo es el que es”, señaló.

También enfrió las expectativas sobre una remodelación drástica del consejo. “Algunos consejeros cuyo mandato vencía renovaron sus cargos”, dijo.

A inicios de año BBVA, junto con Santander, desapareció del top 10 de las empresas con mejor reputación, análisis que realiza Advice Strategic Consultants.

El propio banco admitió que ha vivido “una crisis reputacional”, por los acontecimientos aparecidos en los medios de comunicación que relacionan al excomisario José Manuel Villarejo con el expresidente de la entidad Francisco González.