BBVA ha destacado su solidez tanto a nivel global como en México y la importancia que este mercado representa para el grupo, ello, pese a los fuertes impactos en la salud y la economía derivados de la pandemia de Covid-19.

Este miércoles se llevó a cabo, de manera virtual, la Reunión Nacional de Consejeros Regionales de BBVA México 2020. Ahí, el presidente del grupo español, Carlos Torres Vila y el consejero delegado, Onur Genç, resaltaron la fortaleza con la que cuenta el grupo, aún y con la baja en la rentabilidad en lo que va del año.

“Estaremos desde BBVA, estaremos desde BBVA México dando un paso al frente para ser parte de la solución, para ser una parte fundamental de la solución en el mundo y en México”, comentó Torres Vila.

En tanto, el consejero delegado resaltó que la fortaleza del grupo se basa principalmente en la solidez del margen neto, la gestión proactiva de los riesgos, una sólida posición de capital y las capacidades digitales diferenciales.

“Esta fortaleza y consistencia en nuestros resultados es en parte debido a nuestro modelo de negocio diversificado”, dijo.

Onur Genç destacó el peso de México en el grupo, al representar 14% de los activos y 31% del margen bruto del banco.

“Quiero destacar la fortaleza de grupo de BBVA, la fortaleza de BBVA México, que a pesar de una crisis sin precedentes, continúa siendo el banco líder y de referencia en México, lo que sin duda nos permitirá seguir ganando clientes como en anteriores crisis. Como siempre digo, BBVA México es uno de los motores del grupo y una referencia para el resto de mercados incluso en estos tiempos complejos”, puntualizó.

Impulsa recuperación

Eduardo Osuna, vicepresidente y director general de BBVA México, mencionó por su parte que, aunque el 2020 es un año para el olvido, también lo es de transformación y de acelerar tendencias.

Reconoció que los resultados han sido afectados, pero que hay un buen control de gastos y un alto crecimiento de las provisiones crediticias para posibles pérdidas en lo que viene hacia adelante.

El banquero afirmó que el comportamiento de los clientes del banco, que reflejan mayor consumo en sus productos, es una señal de la recuperación de la economía.

Como ejemplo, refirió que ya se ve una recuperación en las tarjetas de crédito y otros créditos al consumo; además de que en hipotecas hay resultados positivos; pero todavía falta un mayor impulso en las pequeñas y medianas empresas (pymes).

Osuna comentó que este comportamiento refleja una recuperación en la economía, pero también que BBVA México tiene la solidez y es parte del impulso que se está dando en la recuperación del país.

“Nuestro compromiso con México es más fuerte que nunca y no solamente desde el punto de vista de hacer bien nuestra labor de banca, sino también en otros rubros”.

Mayoría de clientes ha retomado pagos

El director general de BBVA México explicó que 99% de los apoyos en el programa de diferimiento de pagos de créditos ya concluyó, y en el caso de las personas físicas, 89% ya retomó sus pagos; 8% está en gestión y 3% ya tomó alguna solución.  En el caso de las pymes, 86% también ya retomó sus pagos.

“Vamos hacia una nueva normalidad. Hay que aprovechar las oportunidades. México está absolutamente preparado, sólido y con todos los planes para estar cerca y apoyar”, subrayó.

México, con fortalezas para enfrentar crisis

Por otra parte, Eduardo Osuna consideró que, a diferencia de crisis pasadas como la de 1995, hoy México tiene otras fortalezas para enfrentar la complicada situación que se vive derivada de la pandemia de Covid-19.

Explicó que hoy existe una inflación controlada, lo mismo que el tipo de cambio, además de tasas de interés a la baja, reservas considerables y un sistema financiero sólido.

eduardo.juarez@eleconomista.mx