Las autoridades alemanas allanaron la sede de Frankfurt del Deutsche Bank en busca de información relacionada con Danske Bank y un escándalo de lavado de dinero, dijeron el miércoles los fiscales de Frankfurt.

Explicaron que están investigando si el banco más grande de Alemania facilitó el lavado de dinero y si no alertó a las autoridades sobre transacciones sospechosas lo suficientemente rápido.

Danske Bank está bajo investigación en varios países, incluidos Estados Unidos, Dinamarca, Gran Bretaña y Estonia, por pagos sospechosos por un total de 200,000 millones de euros movidos a través de su pequeña sucursal en Estonia. Deutsche Bank actuó como banco corresponsal de Danske.

La búsqueda, que comenzó el martes y concluyó el miércoles por la noche, involucró a tres fiscales y nueve agentes de la policía penal federal de Alemania.

El banco alemán indicó que estaba cooperando con la fiscalía. “Deutsche Bank ha examinado exhaustivamente los hechos del asunto y ha proporcionado voluntariamente los documentos solicitados en la medida de lo posible”, informó el banco en un comunicado.

Los fiscales dijeron que el periodo en cuestión es del 2014 al 2018, y que hubo un sospechoso que trabajó en el banco durante ese lapso.

El Deutsche Bank había alertado a las autoridades sobre 1.1 millones de transacciones sospechosas, manifestaron los fiscales.

También expusieron que transacciones por 12.5 millones de euros fueron registradas por el banco más grande de Alemania demasiado tarde con las autoridades, además de que el banco debería haberlas bloqueado desde el principio.

El Deutsche Bank se ha enfrentado previamente a problemas relacionados con el lavado de dinero y la necesidad de mejorar sus controles para evitarlo.

El año pasado, decenas de policías allanaron seis oficinas en Frankfurt y sus alrededores por acusaciones de lavado de dinero vinculadas a los Panama Papers.

El regulador del mercado financiero de Alemania, BaFin, ordenó el año pasado al Deutsche Bank que mejore sus controles para evitar el lavado de dinero.

Una investigación del Departamento de Justicia de Estados Unidos, también por blanqueo de dinero, aún está en curso.