El presidente Enrique Peña Nieto afirmó que México va por el camino correcto, aunque admitió que existen retos importantes por superar.

“Todos queremos avanzar más rápido en la generación de bienestar para las familias mexicanas, pero el camino al desarrollo (...) no tiene atajos. Se requiere del trabajo y el esfuerzo de la sociedad, de la inversión de las empresas y de la capacidad del gobierno para generar un ambiente de confianza y de estabilidad”, dijo.

“Sin dejar de reconocer que aún persisten retos importantes, hoy podemos afirmar que vamos por el camino correcto”, expresó.

En su mensaje durante la Reunión Nacional de Consejeros Regionales del BBVA Bancomer 2018, el titular del Ejecutivo federal agradeció a los integrantes de la institución bancaria ser promotores y voceros del proceso de transformación que vive el país.

Dijo desear que a la nación le “depare mayor desarrollo, mayor prosperidad y bienestar para todas las familias mexicanas”.

Hizo un recuento, que llamó balance, de los logros alcanzados en su gobierno, resultado de las reformas estructurales concretadas después de muchos años de intentos infructuosos.

“Las reformas estructurales no son un fin en sí mismo, sino un medio para lograr el bienestar de las familias, para elevar la calidad de vida, para asegurar oportunidades de desarrollo y de realización personal para cada mexicano”, expuso.

Gracias a dichos cambios integrales, precisó, “por primera vez en los últimos cuatro sexenios, la economía ha crecido a tasa anual en cada uno de los primeros 21 trimestres y se ha alcanzado un crecimiento acumulado de 13% en esta administración”.

“Para ponerlo en contexto, en la administración del presidente (Vicente) Fox la economía tuvo un crecimiento acumulado de 7.4%; en la pasada administración (encabezada por Felipe Calderón), el crecimiento acumulado fue de 6.8%, y en esta administración, gracias a haber cuidado la estabilidad macroeconómica y al impulso a las reformas estructurales, tendremos un crecimiento de 13% acumulado”, explicó.

Se dijo seguro de que “con las bases que se han sembrado, el crecimiento de México en los próximos años deberá tender a ser mayor y, con ello, generar bienestar y desarrollo económico para el país”.

Se congratuló de que los banqueros hayan invitado a los candidatos presidenciales para conocer sus propuestas, de viva voz, a fin de poder “valorar quién es cada quien y quién, eventualmente, merecerá el respaldo mayoritario para asumir esta alta responsabilidad, que es la de conducir los destinos del país como su presidente”.