Las aseguradoras del país han comenzado a ver los primeros impactos de la depreciación cambiaria, informó la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS).

El pago de siniestros por maquinaria y autopartes, así como medicamentos y equipos quirúrgicos se han visto afectados por la debilidad del peso.

Recaredo Arias, director general de la AMIS, declaró que la parte de medicamentos y equipos de medicina nuevos tiene una repercusión en el precio de las intervenciones quirúrgicas, procedimientos y diagnósticos, lo que se está reflejando en los montos de siniestros que se están pagando.

Aclaró que el impacto no es relevante y no se tienen cifras exactas; además, enfatizó que las compañías aseguradoras tienen que esperar a que pase un periodo razonable para definir su política de precios.

No obstante, admitió que la volatilidad del dólar afecta a las aseguradoras, sobre todo para cumplir con los modelos de Solvencia II, respecto del cálculo de capital y solvencia.

Sin embargo, en cuanto a la capitalización como tal, dijo que ésta no se ha visto mermada debido a que en el país hay muchas filiales de empresas internacionales, las cuales significan 67% de las primas y 64% del capital; por esta razón nosotros consideramos que no habrá afectaciones, aunque depende mucho de la actividad económica del país .

Por otro lado, informó que, al primer semestre del 2016, el sector asegurador tuvo un incremento de 11.8% en las primas en términos nominales (9.3% en términos reales).

La asociación calificó dicho aumento en el número de primas como importante, sobre todo si se considera que se dio en un año donde Petróleos Mexicanos no contrató pólizas de seguros generales de daños, pues éstas las adquiere de forma bianual.

Arias Jiménez destacó que, al realizar el ajuste de las primas de Pemex, el crecimiento del sector asegurador fue de 15.7% en términos nominales (12.8% en términos reales).

Las cifras de la AMIS muestran que la contratación de seguros de vida tuvo un crecimiento de 19.8 por ciento. Sin embargo, se debe tomar en cuenta que el efecto de la anualización de los productos de corto y largo plazo modifica en gran medida este incremento.

Esto hace que el crecimiento de 19.8% se pueda utilizar sólo como una referencia y realmente no refleja un crecimiento real , comentó Recaredo Arias.

Explicó que el ramo de pensiones presentó un decremento de 10.9% en términos nominales.

El directivo dijo que, tomando en cuenta este panorama, uno de los principales retos del sector se encuentra en la promoción de políticas públicas que permitan atender las necesidades de aseguramiento de la población.

La contratación de seguros de accidentes y enfermedades creció 21.3% en términos nominales, mientras que las pólizas de automóviles lo hicieron en 18.3 por ciento.

En este último ramo, Arias Jiménez destaca que la tendencia al alza es derivada por el aumento en la venta de autos nuevos.