Las extorsiones que sufren las aseguradoras podrían provocar que el sector cierre plazas laborales o que se vayan las empresas, afirmó Ignacio Gil Antón, presidente de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS).

En caso de tomar esta medida extrema, el ejecutivo expuso que las empresas tienen la obligación de dar asesoría jurídica y comercial a sus clientes.

Detalló que el incremento de la siniestralidad tendrá repercusión en los costos de las primas: Si el robo se incrementa en ciertas zonas será motivo de elevar los costos de póliza .

Dijo que la AMIS se sumó a las acciones del gobierno para disminuir el lavado de dinero. Para ello, las aseguradoras están restringiendo la recepción de efectivo en dólares en sus ventanillas.