El comisario de Asuntos Económicos de la Unión Europea (UE), Pierre Moscovici, ha recibido con un sentimiento agridulce el nuevo impuesto con el que Cristóbal Montoro, ministro de Hacienda español, pretende recaudar 600 millones de euros anuales de las multinacionales de la economía digital.

Por un lado, cree que España está liderando con el ejemplo y allanando el camino para aplicarla en Europa. Por el otro, teme que cada país trate de solucionar por su cuenta el asunto de la fiscalidad de compañías como Google, Amazon o Facebook.

"Lo veo de dos modos. Uno, prefiero tener una solución europea. No creo que necesitemos tener un mosaico de enfoques nacionales. Pero por el otro lado muestra una determinación de España de liderar con el ejemplo.

España es uno de los principales apoyos de nuestra propuesta, así que pienso que esto allana el camino a una tasa digital europea", afirmó Moscovici en una rueda de prensa, al ser preguntado por el movimiento de Montoro.

El 21 de marzo, la Comisión Europea presentó una doble propuesta para lograr que los gigantes de la economía digital paguen más impuestos en Europa.

A corto plazo, instó a aplicar un impuesto de 3% a las ventas de determinados servicios digitales. A medio/largo plazo, propuso cambiar el concepto de residencia fiscal de las multinacionales para incluir aquellas que no tengan tanto una presencia física en un país sino más bien digital.

En este sentido, Moscovici ha asegurado hoy que él es favorable a las dos ideas, pero "sobre todo" de la de largo plazo.