El distanciamiento social y la suspensión de actividades no esenciales en México estarán impactando de manera más significativa en el crecimiento económico del país hacia el segundo trimestre el año y con una leve mejoría hacia el segundo semestre del año.

Asimismo, se prevé que Banco de México (Banxico) continúe recortando su tasa de interés, por lo menos en 100 puntos más en el año.

Alejandro Saldaña, subdirector de análisis económico de Ve por Más (Bx+), explicó que dadas las condiciones actuales será para el segundo trimestre de año cuando se reflejen los efectos de la pandemia.

“Estamos proyectando una caída similar al -7.0% en el segundo trimestre a tasa anual, asumiendo que a partir de junio se empiecen a levantar las restricciones sanitarias de manera gradual y que a mediados de mayo algunas industrias comiencen a activarse en línea con las cadenas globales de valor alineándose con las actividades en Estados Unidos”.

Estimó que para el segundo semestre del año comenzará a vislumbrarse una ligera y modesta recuperación económica en el país derivada del alcance que han tenido los estímulos fiscales anunciados por el gobierno federal que también han sido “modestos y marginales”.

“Estamos proyectando un detrimento importante en el mercado  laboral mexicano, lo cual puede hacer que venga un choque en el consumo y no se reactive tan rápido en los próximos trimestres y limitaría la recuperación, incluso para 2021 somos bastante conservadores, estamos estimando un crecimiento de apenas 1.6% del PIB asumiendo un daño estructural en la economía en cuanto a que no se van a recuperar al 100% los empleos perdidos durante la pandemia y que hay un detrimento en la confianza empresarial”.

En el mismo sentido, Valentín Martínez Rico, subdirector de Estrategia de Portafolios de Inversión en Inversiones SURA, señaló que el segundo trimestre se prevé complicado y para pensar en una recuperación lo primero que tiene que suceder es que la emergencia sanitaria sea controlada.

“El panorama es complejo y complicado derivado de la situación sanitaria por la que atravesamos, se espera que otras economías presenten datos muy débiles en dicho trimestre, y México no será la excepción. Lo primero que tenemos que ver es que la situación sanitaria sea controlada para poder tener una visión un poco más clara del impacto que ésta tendrá en nuestra economía, pero sin lugar a duda, el mayor impacto negativo se esperaría en el segundo trimestre del año”.

Añadió que el sector de servicios será el más impactado, pero no muy atrás están la manufactura y la construcción.

 

 

Instituto central

Con relación a las últimas decisiones de Banxico sobre el rumbo de las tasas de interés, el especialista de Sura dijo que el mercado ya ha venido descontando mayores recortes en lo que resta del año.

“Se espera que para la reunión de política monetaria de esta semana el organismo recorte en 50 puntos base la tasa de referencia. Banxico tiene espacio para seguir recortando la tasa, pues el país ofrece una tasa real superior a la de la mayoría de los países emergentes. Por otra parte, en corto plazo no se esperan presiones severas en la inflación al consumidor, por lo que eso le brinda margen de maniobra”, señaló el especialista de Sura.

El especialista de Bx+ agregó que debido a que la inflación enfrenta un panorama mixto, con riesgos al alza y a la baja se reduce lo que en principio sería un amplio margen para relajar la postura monetaria de del banco central.

“Con todo lo anterior, prevemos que Banxico avance hacia una postura más neutral, actuando con prudencia, sujeto al desempeño de la inflación subyacente, los problemas de liquidez en mercados financieros locales y la elevada incertidumbre, acentuada tras las bajas en la calificación crediticia de México y de Pemex, por lo que anticipamos otra baja en la tasa objetivo en mayo”.

alba.servin@eleconomista.mx