La Asociación Mexicana de Empresas de Nómina (Amden) presentará a la próxima administración federal un proyecto que buscará normar el crédito de nómina, y con ello reducir el costo de este tipo de préstamos en favor de los consumidores.

“Este proyecto de ley estaría regulando al tipo de crédito, mas no a las entidades financieras, porque ello corresponde a las autoridades”, señaló en entrevista el líder del organismo, Gustavo Martín del Campo.

Expuso que la propuesta legislativa que habrá de presentar el gremio a autoridades financieras, gubernamentales y al aparato legislativo de ambas Cámaras una vez que inicie el nuevo gobierno federal, tiene el objetivo de darle mayor certeza a todos los que intervienen en alguna parte del negocio.

“Estaremos tratando que haya reglas más claras tanto para el acreditado con mayores garantías, como a los empleadores que descuentan los dineros del pago de crédito y de las empresas que dan los financiamientos; es decir, queremos tener una figura en específico para el crédito de nómina”, explicó.

Indicó que si bien el proyecto está ya listo, es casi imposible someterlo a discusión ante el término de actividades de la actual legislatura del Congreso de la Unión, por lo que sólo lo estarán presentando de forma extraoficial ante diversas autoridades del sector financiero, como la Unidad de Banca y Ahorro de la Secretaría de Hacienda con la que sostuvieron un primer acercamiento.

“Les fuimos a comentar, les regalamos una copia del documento y también hemos recibido algunas recomendaciones y sugerencias de parte de ellos, también se lo presentamos a Condusef”, reveló.

Entre los problemas que se buscan resolver con el proyecto está el de la retención indebida de los fondos de pago de los acreditados por parte de los intermediarios, así como el mal manejo de estos recursos que suelen ser gastados en compromisos diferentes a los del mismo crédito de nómina.

“Muchas de las veces quien retiene los fondos de los créditos no lo hace con la prontitud requerida, o por malos manejos se gastan el dinero en otras cosas y luego tiene el problema de reintegrarlo a las casas financieras que hicieron los préstamos”, mencionó.

En contraste, entre los beneficios que traería su aprobación está una mayor claridad de este tipo de crédito a los usuarios y un menor costo al dotar de un atractivo fondeo a las instituciones oferentes de estos préstamos.

“Si los fondeadores tienen mayor claridad sobre el modelo de negocio de cada participante, obviamente hará que todo se abarate; es decir, tendríamos tanto entidades como clientes, menores tasas de financiamiento al ser menor el riesgo”, apuntó.

Gustavo Martín del Campo manifestó que hoy mientras los afiliados a la Amden manejan una cifra “dinámica” de 1 millón de créditos con un saldo mayor conjunto de 55,000 millones de pesos, “con la mayor certeza de la regulación, sin lugar a dudas podríamos crecer de 15 a 20% rápidamente”.

Expansión estimada que sería superior al crecimiento anual promedio de 10 a 12% que han venido registrando en los últimos años, agregó.

Respecto al rechazo que la asociación hace a entidades financieras interesadas por afiliarse, indicó que se debe a que son instituciones que incumplen con los requerimientos necesarios como la información oficial de los activos y recursos que manejan, así como prácticas y transparencia que para la organización son relevantes de reconocer y avalar.