El esquema de incentivos fiscales que existe para las aportaciones voluntarias en el Sistema de Ahorro para el Retiro tiene que rediseñarse, afirmó Oscar Franco López Portillo.

El Presidente de la Asociación Mexicana de Afores (Amafore) expresó que el modelo para que las contribuciones a la cuenta de ahorro para el retiro sean deducibles de impuestos tiene que ser más flexible, por ejemplo: permitir que se realicen retiros antes de los 65 años sin que los beneficios fiscales se revoquen.

Oscar Franco destacó que se tienen que difundir más los incentivos a los que tienen derecho las personas que realizan contribuciones voluntarias, además de añadirle elementos que den estabilidad y credibilidad sobre al esquema de beneficios fiscales, esto incentivaría a las personas a realizar más aportaciones.

De acuerdo con cifras de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro, el monto histórico de las contribuciones voluntarias en las afores es de 13,000 millones de pesos.

Nos faltan varias cosas, los trabajadores sienten que es complicado, molesto, difícil de entender y platicar. Probablemente como otras reglas fiscales, piensan que habrá modificaciones y ya no servirá , expresó Oscar Franco.

Actualmente, las personas pueden deducir aportaciones voluntarias que no excedan de 10% del salario anual o que no rebasen los 118,000 pesos; sin embargo, tienen que mantener ese dinero hasta el día de su jubilación.

El esquema es muy inflexible porque indica que si el dinero se conserva hasta los 65 años se concede la deducibilidad, de no hacerlo se revierte el beneficio fiscal , explicó el Presidente de la Amafore.

La propuesta de Oscar Franco es buscar una estrategia para que la reversión de la deducibilidad no aplique completa, es decir, que se retenga una parte de dinero, no toda la que obtuvo el beneficio fiscal.

En este terreno de los incentivos al ahorro voluntario si creemos que hay oportunidad de hacerlo más flexible como mayor aliciente, que no sea todo o nada, sino que tenga alguna combinación que permita alentar una cultura financiera , precisó Oscar Franco López Portillo.

Por otro lado, dijo que se debe reconocer que el esquema de deducibilidad está enfocado a los afiliados de ingresos altos; sin embargo, al segmento masivo de la población no se le entregan incentivos para que realicen aportaciones voluntarias.

Los beneficios fiscales, no es un mal esquema, es interesante, pero creo que debemos ser conscientes de que está orientado a ciertos rubros de la población, el segmento masivo del trabajador promedio, a ese gran público no estamos llegando , refirió.

ytorres@eleconomista.com.mx