De diciembre del 2015 a la fecha, la tasa de interés de referencia del Banco de México (Banxico) se ha incrementado en 4.75 puntos porcentuales, al pasar de 3.00 a 7.75 por ciento. De hecho, analistas estiman que puede haber otro incremento en los próximos meses, con lo que alcanzaría 8.00 por ciento.

Sin embargo, esta tendencia alcista en la tasa de interés de referencia ha impactado de forma marginal el costo de los créditos bancarios. Aunque sí ha habido encarecimiento del financiamiento de la banca en este periodo, no ha sido a tono con el alza del Banxico. La Asociación de Bancos de México (ABM) ha explicado que el incremento en la cartera de crédito total, ha sido apenas de alrededor de 1.5 puntos porcentuales.

A decir de los propios banqueros y de especialistas, el que hasta ahora el ciclo alcista del Banxico no haya repercutido en el costo del crédito se debe en parte a la fuerte competencia que hay en el sector.

“La razón es la competencia. Éste es el resultado de que México tenga un sistema financiero competitivo, libre de poner sus estrategias y fijar sus tasas, y cuando eso sucede y los bancos están sanos y tienen un mercado al cual atender, pues competimos, y una forma de ganar al cliente es no trasladar nuestro incremento, haciendo un esfuerzo, y el resultado es éste: que las tasas de crédito crecieron menos de la tercera parte de lo que aumentó la tasa de referencia del banco central”, ha dicho Marcos Martínez, presidente de la ABM.

Al respecto, Jorge Sánchez Tello, director del programa de investigación aplicada de la Fundación de Estudios Financieros (Fundef), coincide en que el alza de tasas del Banxico no se ha reflejado tanto en el costo del crédito, debido a que hay un sistema bancario que compite bastante para mantener y conseguir nuevos clientes.

“Por esta competencia no han subido las tasas. En particular el crédito hipotecario sigue manejando buenas tasas porque es un financiamiento que se otorga a muy largo plazo y por eso permite este margen con las tasas de interés”, dice.

En desfase con la FED

No obstante, considera que el aumento que ha hecho el Banxico del 2015 a la fecha es un poco desproporcionado, si se toma en cuenta que en Estados Unidos la Reserva Federal (Fed) ha aumentado las tasas pero de forma más moderada. “Este aumento de tasas puede frenar un poco el otorgamiento del crédito”.

Pero además de que el costo del crédito no se ha encarecido tanto, en algunos productos ha bajado, tal es el caso del financiamiento hipotecario, donde incluso ha habido una ligera reducción en la tasa de interés de diciembre del 2015 a la fecha, así como en consumo.

En el caso del financiamiento al consumo, Juan Parma, director de Banca de Consumo de HSBC, explicó incluso que tiene pensado realizar una baja marginal de algunos de sus productos en estos días.

“En crédito personal y crédito de nómina, vamos a tener baja de tasas. Vamos a hacer un pequeño movimiento de ajuste de tasas”, adelantó el directivo.

Amplio margen

El margen que tienen los bancos en sus balances les ha permitido mantener casi sin movimiento las tasas en un periodo fuertemente alcista, pues mientras la tasa de interés del crédito en general se encuentra en promedio en 12.8%, según datos de la ABM, el interés que pagan por las operaciones pasivas, es decir, por los depósitos de los usuarios, es de menos de la mitad. De acuerdo con el Banxico, esta tasa es de 5.21% anual en julio.

Ajustes por sectores

Los créditos que han mostrado hasta el momento la mayor alza, más a tono con la línea del Banxico, son los destinados a las empresas. En diciembre del 2015, la tasa de interés en este tipo de financiamiento se ubicaba en promedio en 6.27%, de acuerdo con la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) y en cifras a mayo de este año se ubicaba ya en 9.25%, es decir, se incremento de casi 3 puntos porcentuales durante ese periodo.

Pero en los otros portafolios el impacto ha sido menor, e incluso en uno como el hipotecario (donde la tasa se basa en las de largo plazo) ha habido una ligera reducción en estos tres años.

Cifras de la CNBV señalan que en los créditos al consumo (financiamiento que por sus características es el más caro) la tasa de interés era de 29.35% en diciembre del 2015, para mayo de este año se ubicaba en 27.93%, en promedio. Esto significa una baja de alrededor de 1.5 puntos.

Los mismos números de la comisión bancaria refieren que, dentro del portafolio de consumo, el interés en la tarjeta de crédito se ha mantenido prácticamente en los mismos niveles, pues en diciembre del 2015 la tasa para este producto era de 26.88 y en mayo pasado de 26.72, prácticamente sin cambios.

En otros créditos al consumo, tal como los tiene clasificados la CNBV, también se refleja esta reducción en el periodo, al haber pasado de 31.08% en diciembre del 2015, a 28.71% en mayo de este año.

Vivienda, a la baja

Otro ejemplo de que el alza de tasas del Banxico no sólo no ha impactado de forma importante en el costo del crédito bancario, sino que incluso ha habido una baja, es el hipotecario, ello como consecuencia de que este tipo de financiamiento está relacionado con el fondeo de largo plazo, pero también de la fuerte competencia que hay en el sector, donde los bancos se pelean por los clientes.

De acuerdo con la propia CNBV, en este producto la tasa de interés era de 10.73% en diciembre del 2015 y en mayo pasado se ubicaba en 10.31 por ciento. Los bancos han destacado que es aquí donde más se ha visto el resultado de la fuerte competencia que hay en el sector.

Los créditos de nómina son un tema aparte, la competencia que se ha desencadenado en el sector y la portabilidad de nómina han hecho que el producto haya mostrado una reducción de 1.5 puntos porcentuales en el periodo analizado.

A mayo pasado, la cartera total de crédito de la banca múltiple que opera en el país ascendía a 4.9 billones de pesos. La de empresas era de 2.4 billones; la de consumo de 991,351 millones; y la de vivienda 772,636 millones de pesos.