Desde este martes ya está habilitado, dentro del sitio web del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), el apartado para que las pequeñas y medianas empresas (pymes) que requieran el crédito de 25,000 pesos que otorgará el gobierno sepan si son elegibles y puedan registrarse.

El requisito para este apoyo (que será en esta etapa para 1 millón de empresas formales) es que tengan registro ante el IMSS y que en los primeros tres meses de este año no hayan despedido personal.

Varios correos recibidos en El Economista, registran el gran interés de los propietarios de negocios en este programa anunciado por el presidente Andrés Manuel López Obrador, y que tiene como objetivo apoyar a las micro, pequeñas y medianas empresas que se han visto afectadas por la pandemia del Covid-19.

En el portal principal del IMSS hay un apartado que dice Crédito Solidario a la Palabra y el link es el siguiente: https://adodigital.imss.gob.mx/creditopalabra.

Después hay un espacio para ingresar el RFC y ver si se es elegible. En caso de que sí, se desplegará otro apartado en el que deberán ingresar otros datos.

Algunos testimonios recabados señalan que no podían ingresar al sitio o pasar de cierta parte del proceso. Es el caso de Carolina, una microempresaria con tres empleados, quien ingresó sus datos y resultó elegible para el beneficio, pero cuando se le desplegó otro espacio ya no pudo pasar de ahí.

De todos los giros

Entre los correos recibidos por El Economista, destacaron los provenientes de emprendedores con diferentes giros: desde negocios de puertas y ventanas de aluminio hasta pequeñas empresas de transporte, tamalerías, pollerías, taquerías y otros negocios de comida.

Las principales inquietudes son saber si pueden ser beneficiarios de este programa; cómo pueden registrarse, y para otros la duda era si pueden acceder teniendo solamente registro ante el Servicio de Administración Tributaria (SAT).

En la mayoría de los casos expusieron que sí se han visto afectados por la contingencia, dado que es el único ingreso que tienen y no lo están generando.

Algunos de los que escribieron los correos recibidos reconocieron que son parte del comercio informal.

Tal fue el caso de José Luis, quien detalló que tiene un puesto de tacos de carnitas sobre Paseo de la Reforma, pero que desde hace dos semanas no tiene permitido vender.

De igual forma, los taxistas fueron algunos de los que manifestaron interés en acceder estos beneficios.

eduardo.juarez@eleconomista.mx