El 30 de septiembre del 2019 se puso en operación de forma oficial y en todo el país, la plataforma de cobro digital, CoDi, por parte del Banco de México (Banxico), la banca comercial y otros intermediarios financieros como las sociedades financieras populares (sofipos). El objetivo es reducir gradualmente el uso del efectivo, pero también lograr una mayor bancarización de la población.

Sin embargo, el gran reto para esta iniciativa, es sin duda la cultura de un alto uso del efectivo por parte de la población como medio de pago que hoy prevalece.

De acuerdo con los Resultados de Estudios cuantitativos y cualitativos sobre efectivo 2018, documento elaborado por el banco central, alrededor de 90% de la población usa el efectivo como medio de pago cotidiano; mientras que apenas 12% usa tarjetas de débito; 4% tarjeta de crédito, y sólo 3% realiza pagos o transferencias electrónicas (SPEI).

Es sobre esta última plataforma sobre la que corre el funcionamiento del CoDi. No obstante, en este estudio aún no se contempla a esta nueva plataforma como medio de pago, dado que arrancó apenas hace tres meses.

Gran parte de los servicios se pagan con efectivo.

De hecho, la gran parte de los servicios, tanto públicos como privados, se pagan con efectivo en México.

El documento refiere que 85% de las personas pagan el servicio de luz, agua o teléfono con efectivo; mientras que 69% utiliza este medio para pagar el supermercado; 68% para pagar en tiendas de conveniencia; 65% lo usa en tiendas de ropa y calzado; 57% en servicios médicos, hospitales y medicamentos; 53% en gasolineras; 52% en restaurantes y 51% lo usa para pagar las colegiaturas.

En montos mayores, prefieren pagar con otros medios.

El resultado del estudio del Banxico precisa, no obstante, que entre mayor sea el monto de pago, la población prefiere hacerlo por otros medios ajenos al efectivo.

Por ejemplo, para montos que vayan hasta casi 1,000 pesos, usarían el efectivo como medio de pago, pero si éstos exceden esa cantidad, de acuerdo con el informe,49% usaría el efectivo; 26% pagaría con tarjeta de débito; 17% con tarjeta de crédito y apenas  2.1% a través del SPEI.

El documento se considera cómo pagarían las personas sus consumos en el futuro. Aquí, 58% respondió que usaría efectivo; 22% tarjeta de débito; 15% tarjeta de crédito y 11% el SPEI. Esto es, habría una tendencia alcista hacia otros medios diferentes al efectivo.

Al momento de realizar este estudio, 84% de la población no sabía para qué sirve el SPEI; mientras que 7% dijo que sirve para transferencias de dinero; 5% para hacer pagos o compras por Internet; un porcentaje similar para realizar transferencias entre bancos, y 2% para pagos de nómina o sueldo por Internet.

El CoDi corre sobre la carretera del SPEI, aunque al momento de la realización de este estudio, no se consideró aún, de manera específica, este nuevo método de pago a través de los teléfonos celulares y con la tecnología de códigos quick response (QR).

[email protected]