Este año las costas mexicanas serán golpeadas por tres huracanes intensos y cinco moderados, por lo que será necesario que las autoridades municipales, estatales y federales estén alerta para atender las contingencias que se presenten, advirtió Samira Naranjo, directora de Daños de AXA México.

Mediante un comunicado, la compañía de seguros informó que el riesgo estimado de pérdidas económicas aumentó 52% de acuerdo con el Informe de Evaluación Global sobre la Reducción del Riesgo de Desastres de la ONU.

Es necesario que las autoridades generen programas de contingencia para proteger a los habitantes y la infraestructura de todo el país , dijo Samira Naranjo.

Como los huracanes llegarán provenientes tanto del Pacífico, como del Atlántico, recomendó a los gobiernos de Baja California Sur, Sinaloa, Tamaulipas, Guerrero, Michoacán, y Quintana Roo asegurar las vías de comunicación e infraestructura para que los siniestros que padezcan no afecten el desarrollo económico regional.

Según Naranjo, durante 2010 el país sufrió al menos cuatro eventos hidrometeorológicos mayores en los que AXA atendió más de 2,000 siniestros y pagó más de 650 millones de pesos en Nuevo León, Tamaulipas, Coahuila, Veracruz, Tabasco y Distrito Federal.

AXA detalló que los daños a vehículos, casas habitación y empresas en México, ocasionados por tormentas y huracanes el año pasado, generaron pérdidas económicas por 5,300 millones de dólares, de acuerdo a cifras de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

apr