El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, ha asegurado que los futuros ajustes que la institución pueda acometer en sus políticas serán "predecibles" y "moderados".

Estos ajustes se producirán con vistas a facilitar la convergencia de la inflación, que se mueve "en la senda correcta", aunque aún es necesario confirmar esta evolución, que se ve amenazada por las medidas proteccionistas adoptadas por Estados Unidos (EU).

"Aunque tenemos ahora más confianza que en el pasado de que la inflación está en el camino correcto, persisten riesgos e incertidumbres", señaló el banquero italiano durante una conferencia pronunciada en Frankfurt, donde reiteró que la política monetaria aún requiere de "prudencia, paciencia y perseverancia" para lograr que la inflación regrese al objetivo de estabilidad del BCE.

En este sentido, Mario Draghi reconoció que la evolución de la inflación subyacente de la zona euro sigue siendo débil en comparación con anteriores recuperaciones, apuntando que las distintas referencias a tener en cuenta aún deben mostrar signos convincentes de una tendencia alcista sostenida.

Además, el presidente del BCE advirtió del riesgo que representan, en caso de intensificarse, el proteccionismo de las recientes medidas anunciadas por EU y la reciente evolución del tipo de cambio de la divisa, que pueden dar al traste o reducir la confianza de la institución en el retorno de la inflación a niveles compatibles con el objetivo de estabilidad.

En este sentido, Draghi ha señaló que las nuevas medidas comerciales anunciadas por la Casa Blanca tendrán un efecto pequeño en un primer momento, pero cuentan con el potencial de desencadenar efectos de segunda ronda mucho más graves si se produce una escalada de las tensiones comerciales, lastrando la confianza y la inversión.

De este modo, el banquero italiano recordó que las compras de activos del BCE siguen siendo necesarias "por ahora", pero llegarán a su fin cuando la inflación haya avanzado hacia una senda sostenible y autosuficiente, tras lo que el BCE aún seguirá llevando a cabo reinversiones de vencimientos en cartera.

"Los ajustes de nuestras medidas seguirán siendo predecibles y se llevarán a cabo a un ritmo moderado", se comprometió Draghi.