La paulatina entrada de los fondos de ahorro para el retiro de México como fuente de financiamiento alternativa a la banca hará crecer al mercado local, y podría mejorar las prácticas de gobierno corporativo, dijo el martes el director del banco local Banorte.

Los fondos de retiro de México, o Afores, tienen activos por cerca de 100,000 millones de dólares, y aunque por años estuvieron restringidas a invertir en valores gubernamentales de bajo riesgo, recientes cambios de normativa les han abierto la puerta a inversiones potencialmente más rentables.

Alejandro Valenzuela, el director general de Banorte, dijo en el Foro de Reuters sobre Inversión en América Latina que en la medida en que los fondos se conviertan en una fuente alternativa de financiamiento, el mercado se beneficiará con fuerza.

"Va a generar una mayor profundización del mercado", dijo Valenzuela, en sus oficinas del distrito corporativo de Ciudad de México, quien ve con buenos ojos la competencia de los fondos.

"Uno de los grandes temas que tenemos en México es por qué la Bolsa Mexicana de Valores no se ha potenciado como creció el Bovespa (el índice de la bolsa de valores de Brasil) (...) si esto va generando los incentivos para una mayor penetración financiera, vamos a ganar todos", dijo.

Fondos de ahorro en varios países del mundo figuran como importantes inversionistas de largo plazo de empresas y hasta tienen asientos en los consejos de administración de esas firmas, dijo el banquero.

Un pastel más grande

"Aquí no es que nos van a quitar un pedazo o no, lo que hay qué ver es que el 'pie' (pastel) se va a hacer más grande", afirmó Valenzuela.

Empresas de México como la minorista Chedraui han comenzado este año a incursionar con ofertas públicas de acciones en la bolsa mexicana, luego de una sequía de casi dos años. La bolsa también ha creado instrumentos especializados para hacer más fácil el acceso de las aún tímidas afores.

Adicionalmente, las empresas que quieran financiamiento de las afores van a tener que mejorar sus prácticas de gobierno corporativo y transparencia.

"Todo esto fortalece a la industria, fortalece a la economía mexicana porque le da herramientas para que podamos hacer las cosas mejor", dijo.

Banorte es el mayor banco de México en manos de inversionistas locales, en un mercado liderado por gigantes internacionales como BBVA, Citigroup y Santander entre otros.

Al cierre de marzo el banco era el tercero más grande en términos de cartera de crédito, según cifras oficiales, con más del 11% de la cartera total.

El banco controla una afore de tamaño mediano en el mercado local, Banorte Generali.

Las acciones de Banorte bajaron el martes 1.7% en la bolsa mexicana a 51.51 pesos.

RDS