Un grupo cercano a 60 ahorradores afectados por la disolución de la sociedad financiera popular (sofipo) Proyecto Coincidir expresó su situación ante autoridades que se encontraban inaugurando la Semana Nacional de Educación Financiera 2019.

Los manifestantes calificaron como un robo lo que se les hizo por parte de los directivos de la sofipo, a la cual le fue revocada su licencia en diciembre del 2018, debido a que no tenía la solvencia suficiente para continuar operaciones.

"Las autoridades no prometieron que se nos iba a pagar todo y no fue así", exclamó una de las ahorradoras afectadas a unos metros donde el subsecretario de Hacienda, Gabriel Yorio, estaba dando su discurso inaugural del evento de educación financiera.

Los afectados, muchos de ellos de la tercera edad, indicaron que contaban con ahorros superiores al seguro de depósito contemplado en este tipo de instituciones, que los protegía hasta por 25,000 Udis, equivalente a 156,000 pesos, e incluso su patrimonio ahorrado superaba el millón de pesos.

La sofipo Proyecto Coincidir comenzó con incumplimientos con sus ahorradores a finales del 2017, situación que, con el paso de los meses, se agravó hasta diciembre del 2018, cuando la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) anunció la revocación de su licencia para operar como financiera popular y ordenó que entrara a un proceso de liquidación, el cual todavía no inicia pues los liquidadores que se han asignado han renunciado inmediatamente al cargo.

A la fecha desde la revocación de su licencia, Coincidir contaba con alrededor de 1,200 ahorradores; sin embargo, a un grupo de 800 personas, con ahorros menores a 1.2 millones de pesos, se le regresó la totalidad de sus ahorros pues parte de la cartera de la institución se vendió a Banco Afirme y se obtuvieron los recursos para resarcirlos.

Pese a esto, quedaron sin sus recursos alrededor de 350 personas, pues por tener ahorros superiores a 1.2 millones de pesos, quedaron excluidas del proceso de pago.