Las presiones en el tipo de cambio podrían extenderse hacia finales de año y ello implicaría que la volatilidad tendrá un efecto negativo sobre los precios de los productos para el 2017, consideró el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP).

En las semanas recientes, el tipo de cambio ha tenido presiones que lo llevaron a tocar la barrera de los 19 pesos por dólar, derivado de la incertidumbre que había sobre el aumento en la tasa de interés de la Reserva Federal, aunado a los resultados que tendrá el Brexit, así como por los efectos que sigue teniendo el precio del petróleo.

El organismo aglutinado en el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) reconoció que por ahora el debilitamiento de la moneda no ha tenido un impacto importante sobre el indicador general de precios al consumidor, pero advirtió que al sector privado se le agota la capacidad de absorber los costos de las materias primas del exterior, por lo que será factible el aumento de los precios.

En algún momento, podría comenzar a reflejarse en los precios finales y propiciar que la inflación al consumidor volviera a repuntar, para ubicarse nuevamente en niveles superiores a 3% , acotó Luis Foncerrada, director del CEESP.

Inflación cerrará en 3.3%

Al respecto, analistas económicos argumentaron que, de mantenerse el tipo de cambio por arriba de 18.50 pesos durante un periodo prolongado, los precios al consumidor se verían presionados sobre todo en el segundo semestre del año, lo que podrían llevar a una variación del Índice Nacional de Precios al Consumidor a niveles de 3.3%, hacia finales de este año, desde la tasa anual de 2.60% que se registró en mayo.

La inflación también estaría presionada por otros factores, como el aumento observado en el mercado de commodities, como es el precio del maíz, que registra un crecimiento de 18% en lo que va de este año; mientras que el de la soya reporta un incremento de alrededor de 30%, en el mismo lapso.

En estos momentos, no existe evidencia concreta sobre la contaminación de precios vía el tipo de cambio, sin embargo, en el rubro subyacente, como mercancías no alimenticias, ya hay presiones, al registrar alzas por arriba de 3%, a tasa anual.

El director de Estrategias de Mercado de Casa de Bolsa Finamex, Guillermo Aboumrad, comentó que los precios al productor comienzan a ser preocupantes, debido al cambio de tendencia alcista de los precios globales de los commodities en dólares.

Junto con la depreciación del peso mexicano, la mayoría de los commodities ha subido de manera importante en los últimos meses , explicó Guillermo Aboumrad.

El especialista dijo que una explicación de la baja inflación en el 2015 fue que la mayoría de los precios del mercado de commodities bajó en pesos

Mencionó que ese impacto, que ayudó en el 2015, comenzó a revertirse hace unos meses y ya está en el proceso de formación de la economía. Es decir, el fantasma de la inflación empezó a asomarse en los precios al productor.

De acuerdo con el reporte de precios al productor, la inflación a 12 meses de bienes intermedios, después de haber marcado deflación en el 2015, a mayo de este año, consolida un cambio de tendencia al alza, para alcanzar un nivel de 3.34%, indicó el analista de Casa de Bolsa Finanmex.

valores@eleconomista.com.mx