Confía Fitch Ratings que los emisores mexicanos públicos y privados gozarán de estabilidad en el acceso al mercado en lo que resta del año pese a la volatilidad que persiste.

Esto, continuando la tendencia observada en el primer semestre y como resultado de las conservadoras posiciones que han mantenido en sus carteras de inversión en el primer semestre, refirió la analista Mónica González.

En un comentario especial titulado Fuerte crecimiento de los fondos de deuda y renta variable a pesar de la volatilidad , evidenció que la relativa estabilidad económica de los principales indicadores explica el incremento de 11.88% que registraron las operadoras de fondos en sus activos, pese a la incertidumbre internacional.

Fitch Ratings considera que esta tendencia positiva continuará en el futuro, debido fundamentalmente a que los administradores han adoptado una postura cautelosa, enfocándose hacia estrategias de inversión conservadoras al seleccionar valores de menor volatilidad y alta liquidez en el mercado secundario con el fin de reaccionar con rapidez ante cualquier eventualidad , se lee en el comentario.

Detalla en el reporte que al cierre del semestre las 30 operadoras de fondos calificadas por la agencia registraron activos netos por 1.4 billones de pesos.

Explicó que este crecimiento puede atribuirse al incremento significativo de las sociedades de inversión en instrumentos de deuda (SIID); la creación de nuevos fondos y el ingreso de un mayor número de inversionistas en el sector.

REFORMAS ANCLAN CONFIANZA

Según la analista de Fitch, las reformas al marco regulatorio que entraron en vigor en la primera mitad del año, estipuladas en la Circular única de Sociedades de Inversión (CUSI), favorecieron a la percepción de confianza del mercado y fueron uno de los factores que facilitaron el mejor acceso al mercado de los emisores.

Estas disposiciones giradas desde la Comisión Nacional Bancaria de Valores (CNBV) obligaron a las sociedades de inversión a ajustar el horizonte temporal de Valor en Riesgo a un día, con el objetivo de estandarizar los fondos de corto, mediano y largo plazo.

En opinión de Fitch Ratings, los cambios regulatorios recientes orientados al fortalecimiento de las medidas de riesgo así como las estrategias de inversión conservadoras son determinantes que contribuyeron a la estabilidad observada en el mercado de Sociedades de Inversión.

Esto se vio reflejado en las calificaciones de los fondos calificados por Fitch Ratings al incrementar en algunas sociedades, principalmente la calificación del componente de la administración y de calidad de activos específicamente hacia el nivel de calificación sobresaliente (AAA).