El presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, se pronunció a favor de que sean inversionistas mexicanos los que compren Banamex, cuya venta por parte del estadounidense Citigroup, se anunció el pasado martes.

Sin dejar del lado a los inversionistas extranjeros, el mandatario expresó que le gustaría que nuevamente se mexicanizara el banco.

En un video en el que informó que ha evolucionado favorablemente de su nuevo contagio por Covid-19, celebró incluso que el empresario y dueño de Banco Azteca, Ricardo Salinas Pliego, haya manifestado su interés en comprarlo, pues, dijo, tiene los recursos suficientes para hacerlo.

Agregó que lo mismo podría pensarse de Carlos Slim que tiene a Inbursa y Carlos Hank González con Banorte.

Pero también mencionó que el empresario regiomontano José Javier Garza Calderón, le envío un mensaje en el que le expresó su interés por comprar el banco. “Ellos podrían también, junto con otros inversionistas, reunirse para comprar el banco. Y debe haber muchos otros inversionistas, banqueros mexicanos”, dijo.

Garza Calderón, quien es uno de los empresarios destacados de Nuevo León y abierto simpatizante de López Obrador, representa a la organización “Empresarios por la Cuarta Transformación Nacional (E4T)”.

López Obrador aclaró que ello no significa impedir a inversionistas extranjeros participar en la compra.

“No estamos cerrados, no estamos en contra de los extranjeros, pero sí nos gustaría que se mexicanizara este banco. También porque suele pasar que las ganancias de la banca, cuando los accionistas son extranjeros, no se reinvierten en nuestro país”, puntualizó.

Agregó: “son utilidades que no se reinvierten en México, se van utilidades de los bancos que, por cierto, les ha ido muy bien, mucho muy bien a todo el sector financiero, al sector bancario, porque hay un auténtico Estado de Derecho, hay gobernabilidad, hay paz, tranquilidad, piso parejo, no hay corrupción, no hay influyentismo”.

Dejaría miles de millones en impuestos

Mencionó que, además, con la venta de Banamex, entrarían miles de millones de pesos a la hacienda pública.

“Para el desarrollo del país, para que ese presupuesto siga destinándose al bienestar de nuestro pueblo, para mantener la paz y la tranquilidad”, enfatizó.

El mandatario recordó que fue durante la administración de Vicente Fox, cuando se vendió Banamex a Citi, pero que en aquel entonces no se pagaron impuestos.

“Se vende y los que compran no pagaron impuestos en aquel entonces, 2001, con Fox, entrando. Para beneficiar a los que recibieron el dinero, les condonaron los impuestos, utilizaron un mecanismo que supuestamente era legal de hacer la compra-venta en la bolsa y así no pagar impuestos. Debieron de pagar como 3,000 millones de dólares de impuestos y terminaron no pagando absolutamente nada”, expuso.

Agregó: “entonces ahora, si se cumple con todos los procedimientos legales, y desde luego se tiene que pagar el impuesto, pueden ser inversionistas mexicanos los que se queden con Banamex, regresar Banamex a México”.

eduardo.juarez@eleconomista.mx