Sin una reforma estructural en el Sistema Nacional de Salud, México podría deteriorar su productividad y competitividad mundial.

Mario Vela, presidente de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS) comentó que el sector privado puede contribuir en la eficiencia, calidad y equidad del sistema de salud, siempre y cuando estén adecuadamente regulados y estructurados.

"Podemos ayudar al gobierno para reducir sus gastos. De entrar en un esquema público privado, el gobierno podría liberar estos recursos en la educación o en otros rubros", dijo en conferencia de prensa.

Indicó que el 16% de la población carece de protección financiera en salud, en su mayoría son de clase media.

Al respecto, Recaredo Arias, director general de la AMIS comentó que México llegó a un punto en donde debe revisar el sistema de salud y ofrecer una cobertura universal.

undefined

"Podemos dar seguros médicos complementarios con los servicios que ofrece el IMSS, coberturas enfocadas a enfermedades crónicas. Lo que buscamos es, que lo que le cueste al gobierno tener los servicios de salud, se lo den a las aseguradoras".

Actualmente, hay 19.3 millones de personas que no cuenten con algún tipo de servicio médico, en caso de que se permita el acceso al sector privado, la meta seria llegar a 12 millones de personas, expuso.

Vela comentó que sería factible que las personas puedan decidir si desean tener un servicio del gobierno o del sector privado.

Del 2004 al 2014, el porcentaje de asegurados en gastos médicos respecto a la población total pasó de 3.9 a 7.7 por ciento.

Al cierre del 2014, se registró a 9.2 millones de personas protegidas en seguros médicos. L a industria aseguradora pagó 35,900 millones de pesos por este seguro.

erp