Acapulco, Gro.-- La Asociación Mexicana de Entidades Financieras Especializadas (AMFE) se pronunció por la construcción de un sistema financiero, moderno, eficiente y competitivo que permita un mayor desarrollo del país.

Roberto Ureña Rangel, presidente del organismo que aglutina a 81 sofoles, sofomes y otros organismos financieros no bancarios, precisó que para lograr ese objetivo, se debe contar, primero, con una banca de desarrollo sólida, bien capitalizada y con una actividad proactiva con las mejores formas de canalización de recursos.

Asimismo, dijo, es necesaria una banca comercial responsable y con esquemas adecuados de competencia; y finalmente una estructura financiera especializada que logre expandir y atender a sectores con insuficiente acceso al mercado crediticio.

"Que esa vocación le permita ser un complemento eficiente y eficaz de la banca pública y de la banca privada", refirió.

Roberto Ureña destacó que el financiamiento de las entidades especializadas, ha visto mermada su participación, y diversas problemáticas le impiden desarrollar de manera adecuada sus funciones.

"Necesitamos un marco jurídico acorde a los intermediarios financieros no bancarios y hoy observamos que la desregulación del sector sigue trayendo consecuencias no esperadas que atentan incluso contra los objetivos de la nueva normatividad", expuso.

Comentó que los grandes avances económicos que ha habido en el país, alientan al sector, y refirió entonces que un sistema financiero moderno, eficiente y competitivo, sería una de las herramientas "para hacer de este país de grandes potenciales, un país de grandes realidades".

eduardo.juarez@eleconomista.mx