En el marco de su IV convención que inicia hoy en Acapulco, Guerrero, la Asociación Mexicana de Entidades Financieras Especializadas (AMFE) entregará al equipo de transición del presidente electo, Enrique Peña Nieto y a senadores de la nueva legislatura, un plan estratégico denominado 2020, que propone, entre otras cosas, el replanteamiento, reconocimiento y consolidación del sector.

En entrevista, el presidente del organismo Roberto Ureña Rangel, explicó que dicho documento propone hacer un replanteamiento del papel que juegan los intermediarios financieros no bancarios en el otorgamiento de crédito, toda vez que, dijo, si bien tienen debilidades, también cuentan con puntos favorables en la labor que realizan. Tiene que haber una regulación acorde a los sectores que atendemos y a las particularidades de cada uno de éstos. Tiene que haber reglas mínimas de capital, de transparencia y gobierno corporativo .

En cuanto al reconocimiento de las financieras especializadas, Roberto Ureña abundó que es necesario que se sepa que hay entidades de este tipo que son solventes, pero aquellas que son más pequeñas, se le deben dar las herramientas para que puedan desenvolverse. No planteamos que desaparezcan, sino que se les den las herramientas suficientes para que se desarrollen y si a pesar de ello no lo hacen, que ya no estén en el sector .

El presidente de la AMFE comentó que un tercer eje de dicho plan, propone la consolidación del sector, al establecerse programas de tecnificación y profesionalización de sus altos mandos. Y eso probablemente nos lleve a que tenga que haber una integración de dos o más entidades .

El cuarto pilar, dijo, tiene que ver con que haya un trato equitativo hacia los intermediarios financieros no bancarios por parte de la banca de desarrollo.

Y finalmente, expuso que otro tema importante que se incluye en el referido plan estratégico, es que se conozca la relevancia que tiene este tipo de entidades en el sistema financiero mexicano.